La acidez durante el embarazo

Estar embarazada trae mucha felicidad, pero al tiempo muchas molestias. Una de las más frecuentes es la acidez estomacal, que aparece en el segundo o tercer semestre del embarazo. No es grave, pero sí una situación incómoda, por eso presentamos a las futuras mamás formas de manejarla.

La acidez ocurre cuando la comida digerida pasa del estómago, que contiene ácido, al esófago. Eso causa una sensación de ardor detrás del esternón o una sensación de quemazón que comienza en el estómago y parece subir. Es posible que sienta un gusto amargo en la boca o la sensación de que el vómito sube por la garganta.

Hay que evitar las comidas fritas o grasosas, chocolate, bebidas con cafeína , la cebolla, ajo, las comidas picante, comer en ezceso y acostarse inmediatamente después de comer. Debe saber que las hormonas relajan los músculos del aparato digestivo, incluso la válvula del esófago.

Es por eso que los ácidos del estómago suben más fácilmente por el esófago, en particular si está acostada. La acidez estomacal es peor en el segundo y tercer trimestre cuando el útero comienza a presionar el estómago y empuja la comida hacia el esófago.

Algunas soluciones son tomar comidas pequeñas a lo largo del día, tomar menos líquido mientras come y no se sienta o duerme inmediatamente después de comer. Camine un poco hasta que se haya completado la digestión.

Tambien coma de cinco a seis comidas pequeñas por día en lugar de pocas comidas grandes y aumente una cantidad normal de peso. El exceso de peso pone más presión sobre el abdomen y tendrá más probabilidades de sufrir ardor estomacal. No tome antiácidos sin antes consultar al especialista. Podría tener efectos nocivos en el bebé.


Escribe un comentario