La alimentación de la mujer embarazada en Navidad

En general, y salvo que su médico obstetra se lo prohiba, la mujer embarazada puede comer diferentes comidas. Pero en época de fiestas, como puede ser la Navidad o Año Nuevo, las reuniones familiares son un clásico y también lo es la abundancia en la comida.

Como hemos dicho antes, la mujer embarazada puede comer cualquier cosa, pero en las fiestas hay que tener un poco más de cuidado con la comida, sobretodo en la cantidad. El objetivo primordial es cuidar de nuestra salud y la del bebé y el exceso de comida puede acarrear complicaciones en el embarazo, como puede ser la obesidad o la diabetes gestacional.

Además, el exceso de comida, los platos copiosos y grasos tienen como consecuencia una mala -o más lenta- digestión. Tené en cuenta que los problemas digestivos es uno de los problemas más comunes del embarazo, por lo que debemos ayudar a no recargar las labores del estomago.

Recuerda que los alimentos prohibidos no dejan de serlo en Navidad, porque es una fiesta. Por eso, confeccionamos un listado de los alimentos más comúnmente prohibidos durante el embarazo:

  • Alimentos crudos, como el pescado poco cocinado o crudo, las carnes rojas, etc
  • Embutidos
  • Exceso de cafeína (té, café, bebidas colas)
  • Alcohol

También hemos confeccionado un listado de aquellos alimentos que no debes comer en exceso, un reto bastante difícil en Navidad.

  • Dulces y postres de Navidad: tómalos en pequeñas porciones.
  • Mariscos: debes moderar el consumo debido al alto nivel de mercurio que contienen.
  • Alimentos copiosos y grasosos: ya sean salsas o cremas, ya que aportaran calorías innecesarias y dificultarán la digestión.

Más consejos para comer equilibradamente en Navidad:

  • Masticar suficientemente cada bocado para facilitar la digestión de la comida.
  • Evitar las comidas muy copiosas.
  • Comer y beber despacio, dedicando como mínimo 20-30 minutos a las principales comidas.
  • Limitar o evitar todos aquellos platos demasiado grasos como los embutidos, estofados con exceso de aceite, carnes muy grasas, platos con salsas que lleven crema, queso o mayonesa, platos muy condimentados o picantes, y los alimentos excesivamente azucarados, porque además de ser ricos en calorías provoca digestiones lentas y pasadas.

Escribe un comentario