La estrella de los reyes Magos – I

los-reyes-magos

Acabo de leer el evangelio de los magos, unos sabios que han visto una estrella singular, se han sentido atraídos por su movimiento, y han terminando adorándote a ti, Señor Jesús. En el fondo de esta parábola puedo leer también la historia nuestra de cada día: siempre estamos siguiendo alguna luz, alguna estrella, que guía nuestra vida, nos produce alegría, nos mantiene en pie. Cuál es mi estrella ahora? ¿Qué es lo que mantiene en estos momentos mi vida?

Veo, Señor, que son muchas las cosas que me ilusionan: salir adelante, tener salud, convivir con la familia, pasarlo bien con los amigos, conseguir un buen  trabajo, viajar, hacer deporte, encontrar el verdadero amor, son tantas cosas.
Soñar se me da muy bien, es la realidad mágica que todos llevamos por dentro una estrella que nos lleva siempre más allá de nuestra situación, hasta en medio de la enfermedad nos visita, y nos ilusiona con la esperanza de recobrar la salud. Pero las estrellas humanas tienen todas un límite: no todos pueden sacar una oposición, la salud termina quebrantándose, la familia se rompe, los amigos se dividen, el trabajo se hace rutina agobiante, el amor defrauda y causa mas daño.

El proceso de búsqueda, que es la vida, me ha conducido hasta ti Señor Jesús, como estrella última unificadora de todas mis ilusiones, luz que penetra y da sentido pleno a este regalo inmenso que es la vida. No ha sido fácil llegar hasta ti, Señor.


Escribe un comentario