La estrella de los reyes Magos – V

los reyes magos

Dios enviará su estrella y nos irá guiando, no olvidemos tampoco que a veces la estrella desaparece – pero que sigue estando ahí aunque no la veamos- entonces debemos de movernos de nuevo a tientas por la fe, pero al final de una forma u otra Dios nos sigue guiando si nosotros no dejamos de buscar, no dejemos el camino, aunque lo haga incluso a través de los malos -como Herodes indicó el camino a Belén-

Dios, ya lo saben nos habla a través de cualquier medio, pero al final también nos guiará para que regresemos por otro camino. Después de haber encontrado a Dios y nuestro camino personal a la felicidad, ya no se puede volver por el mismo sendero.

Solo necesitamos lo que Jesús tanto nos pidió: confianza en Dios, como los pájaros que no tienen graneros y El les da todos los días de comer; pasa que eso lo saben hacer los niños y los que se hacen como ellos, nosotros los adultos no sabemos creer como los niños, no sabemos esperar como los niños por eso el reino es sólo de ellos y de los que se hacen como ellos, el reino de estar vivos y felices.

Nosotros como mucho vegetamos buscando momentos de “diversión” entre la angustia y el miedo, hasta la Esperanza la hemos vuelto torturadora porque no sabemos esperar ya que lo hacemos sin creer que nuestra historia acabará bien y además esperamos lo que no nos conviene; sin embargo, los niños creen sin condiciones y su esperanza es cierta, no saben lo que les traerán los Reyes, pero saben que será incuestionablemente bueno porque se saben amados con seguridad y por eso Dios los escucha y escuchará siempre.


Escribe un comentario