La importancia del deporte en los niños

¿Qué puede ser más importante que preocuparnos por la salud de nuestro hijo? Y no sólo nos referimos a su salud en el corto plazo, sino tambien a su salud a lo largo de la vida. Si bien no podremos protegerlo completamente, lo que sí podemos hacer es interesarlo desde temprano en actividades que favorezcan una mejor calidad de vida. Y lo mejor que podemos hacer es incentivar la práctica de un deporte, pues no sólo se beneficiará con la actividad física, sino que también le puede inculcar actitudes y valores que lo ayudarán en su vida adulta. El deporte ayuda a los niños a desarrollarse fisica y mentalmente, a estar sanos, y a relacionarse de una forma saludable con otros niños.

Los beneficios para un niño que practica un deporte son muchos y van desde aspectos físicos, sociales y de comportamiento. No sólo le brinda al niño la posibilidad de interactuar con otros niños en un ambiente distinto al hogar o la escuela, sino que le inculca modelos de comportamiento que cimentarán su conducta a futuro. Así mismo, le ayuda con la autoestima, pues generalmente en esta etapa, más que una competencia, el deporte es visto como una actividad participativa, y el niño es recompensado por el hecho de tomar parte, más que por un resultado específico. En este punto los padres y entrenadores deben tener mucho cuidado, pues el exigir o presionar en exceso al niño en estas etapas formativas puede afectar seriamente su autoestima, generando sentimientos de culpa o de no estar a la altura de las expectativas.

Todos quisieramos que nuestros hijos sean los mejores en cualquier actividad que realicen, pero ese no va a ser el caso siempre. En este escenario, la labor de los padres o entrenadores es la de motivarlos a mejorar, exaltando las virtudes que tengan y mencionando las áreas en que no destaquen como oportunidades de desarrollo. Todo esto cuidando que el niño no se sienta presionado o como que le ha fallado a alguien. Lamentablemente, hay algunos padres que ven en sus hijos una oportunidad de hacer dinero fácil, sobre todo con los altos salarios que reciben deportistas profesionales en estos tiempos.

El deporte que vaya a practicar el niño debe ser aquel para el cual demuestre interés y que disfrute haciéndolo. No necesariamente va a ser nuestro deporte favorito, pero sea cual sea la elección, debemos apoyarla e involucrarnos en su participación, supervisando que el deporte pueda ser practicado en condiciones adecuadas, bajo supervisión de gente capacitada y tratar de proveer los accesorios necesarios para una práctica segura.

El hecho de que sea un deporte individual o colectivo no es relevante. Lo importante es que el niño lo practique porque le gusta, porque disfruta cada momento. Cada deporte tiene distintos beneficios que no están sujetos a que lo practiquen uno o varios participantes. Hay deportes como la natación, el atletismo, que proporcionan tanto participaciones individuales como colectivas, sin que ello disminuya o cambie los beneficios que recibe el niño que los practica.

En resumidas cuentas, cualquiera sea el deporte que nuestros hijos elijan, debemos incentivar y alentar su práctica, pues al hacerlo estamos favoreciendo el desarrollo del niño, no sólo a nivel físico, sino también emocional, social y personal.

Fuente


Categorías

Fitness

Admin Madres Hoy

Administrador de Madres Hoy, una web de contenido especializado para las madres de todo el mundo. Descubre los mejores consejos para el cuidado de tu... Ver perfil ›

Escribe un comentario