Las convulsiones febriles

Las convulsiones febriles son un trastorno que afecta, principalmente, a los niños entre los seis meses y los cinco años de edad. Son una reacción del sistema nervioso provocada por una subida rápida de la temperatura y se cree que en su origen existe cierta predisposición genética.  Al parecer se suele dar más en los niños que en las niñas.

Sin embargo, no suelen comportar ningún riesgo y suelen desaparecer por completo alrededor de los seis años.

fiebre

Existen dos tipos de crisis, las simples y las complejas. Las simples son benignas y no tienen ningún tipo de consecuencia. Las complejas deben controlarse y comprobar que no hay ningún otro tipo de trastorno que las provoque.

Los síntomas de las convulsiones febriles son las sacudidas en las extremidades, la rotación de los globos oculares hacia adentro y pérdida de conciencia y rigidez. Dichos síntomas sólo duran unos minutos después de los cuales suele aparecer somnolencia y todo vuelve a la normalidad.

Al empezar las convulsiones, es normal que los padres se asusten, pero es importante intentar mantener la calma. Debemos tumbar al niño de lado para evitar que se le obstruyan las vías respiratorias con la lengua o vómito, y colocarle en un lugar donde no se pueda caer ni hacer daño. Hay que liberarle de la ropa que le oprima y esperar a que se le pasen las convulsiones, o darle un anticonvulsivo (suelen ser por vía rectal) si el pediatra nos lo hubiera recetado en una ocasión anterior.

Después de cualquier crisis deberemos contactar siempre con el pediatra.


Categorías

Salud

Bebes Mundo

Bebesmundo era una web dedicada al mundo de los bebés. Actualmente está integrada en Madreshoy.com formando una web de mayor tamaño y con una... Ver perfil ›

Escribe un comentario