Las mascotas y los niños (II)

los niños y las mascotas

2. Los niños pequeños (menores de 10 años) son incapaces de cuidar de un gran animal, un gato o un perro, por su propia cuenta.

3. Los padres deben supervisar el cuidado de las mascotas, a pesar que crean que su hijo tiene la edad suficiente para cuidar a una mascota.

4. Si los niños llegan a cansarse del cuidado de la mascota, los padres deben tener que asumir la responsabilidad por su propia cuenta.

5. Los niños deben ser recordados de sus responsabilidades para con la mascota, con una voz suave, nunca con regaños y siempre hacerles presente que los animales, como las personas, necesitan alimento, agua, y ejercicio.

6. Si un niño abandona el cuidado de su mascota, se debe encontrar un nuevo hogar para el animal.

7. Los padres sirven como modelos en el cuidado de la mascota. Los niños aprenden la responsabilidad de las mascotas mediante la observación del comportamiento de sus padres. 

Pero las mascotas no sólo dan trabajo en su cuidado, su cuidado también muestra muchos beneficios, como por ejemplo: el desarrollo de sentimientos positivos acerca de los animales pueden contribuir a un niño, autoestima y confianza en sí mismos.

Relaciones positivas con su mascota ayuda en el desarrollo de relaciones de confianza con otras personas. Una buena relación con una mascota también puede ayudar en el desarrollo de la comunicación no verbal, la compasión y empatía.


Escribe un comentario