Las náuseas durante el embarazo

Las náuseas y los vómitos son las molestias más usuales durante el primer trimestre de embarazo. Las principales causas son los cambios que se producen en el organismo como consecuencia de la aparición de las llamadas hormonas del embarazo, como son la gonodotrofina coriónica y la progesterona. Esto provoca que la digestión se vuelva dificultosa y que aparezca el asco ante algunos alimentos que antes nos gustaban.

Para sobrellevar este malestar hay que tener en cuenta que las peores náuseas se dan por la mañana. Una buena medida es tomar el desayuno en la cama, o al menos comer un trozo de pan antes de levantarse, generalmente eso disminuye las náuseas.  Tampoco es bueno levantarse de golpe, una vez despiertas hay que quedarse un rato en la cama. Además, hay que evitar obligarse a comer alimentos que no nos gustan, en estos momentos sólo hay que elegir los alimentos que nos gustan que en ciertas ocasiones pueden llegar a ser apenas cuatro o cinco. No desesperes, dentro de unos meses habrá tiempo de comenzar a alimentarse bien.

También hay que evitar los zumos cítricos, ya que favorecen las náuseas. Es importante comer pequeñas cantidades pero cada pocas horas. No hay que hacer ayunos largos porque no haremos más que incrementar las náuseas.

Las bebidas con gas como la soda son recomendables para aliviar la pesadez estomacal.

Es importante evitar las “intoxicaciones ambientales”, o sea no permanecer en la cocina o en lugares donde prolifere el olor a comida, ya que eso sólo puede hacernos descomponer durante todo el día.

Por lo general, las náuseas desaparecen con el ingreso al segundo trimestre de embarazo, aunque algunas mujeres las siguen sufriendo hasta entrado el cuarto mes.

Foto vía: Saludsinriesgo.com


Escribe un comentario