Las operaciones más comunes en la niñez

Apendicitis, amigdalitis, vegetaciones… son algunas de las dolencias más frecuentes durante la infancia. Te explicamos de forma genérica en qué consisten las intervenciones quirúrgicas que hoy día se practican para terminar con dichas enfermedades.

Adenoidectomía:
Las vegetaciones adenoideas son una estructura linfática localizada en la parte posterior de la nasofaringe que tienen como función principal la de centinela de las vías aéreas superiores ante la llegada de los microorganismos procedentes del exterior. La infección repetida de los adenoides da lugar a hipertrofia (aumento del tamaño) con repercusión sobre la salud: dificultad respiratoria nasal, ronquido, voz gangosa, paladar ojival, obstrucción de las trompas de Eustaquio. Cuando dan complicaciones se pueden operar por medio de la adenoidectomía. Esta intervención consiste en un legrado con cucharilla del tejido linfático que creció de forma vegetante en la nasofaringe. Debe ser realizada por un especialista en Otorrinología. Es de corta duración y la recuperación es rápida y no suele tener complicaciones, pudiéndose practicar con anestesia local o general.

Amigdalectomía:
Las amígdalas palatinas son dos estructuras linfáticas en forma de almendras localizadas a ambos lados de la entrada a la orofaringe. Su función es la misma que la de las adenoides (proteger de los microorganismos procedentes del exterior) y, por ello, se infectan y aumentan de tamaño en la infancia con mucha frecuencia. Cuando se infectan, producen obstrucción, dificultad para tragar, dolor faríngeo, voz gangosa, fiebre muy elevada y afecta el estado general. La amigdalectomía debe ser practicada por un especialista en otorrinolaringología. Se realiza con anestesia general y, al ser las amígdalas estructuras diferenciadas, se precisa de sutura quirúrgica en la herida resultante. La complicación más a tener en cuenta es la hemorragia. El postoperatorio es largo, pues el niño tiene dolor y dificultad para tragar. La dieta debe ser líquida al principio y blanda después.

Apendicectomía:
Es una operación que se realiza casi siempre de forma urgente, pues la apendicitis aguda es una enfermedad de presentación imprevista y de evolución rápida. El problema que en esta situación origina el cuadro de Abdomen Agudo, con fiebre, vómitos y dolor abdominal intenso es la infección del apéndice ileocecal, estructura localizada al comienzo del intestino grueso y cuya única solución es la extirpación quirúrgica. El preoperatorio precisa de ayuno previo, exploraciones analíticas y, a ser posible, ecografía abdominal. La intervención, si el apéndice está sin perforar, es sencilla y de rápida realización, dejando una pequeña cicatriz en la región inguinal derecha y con recuperación y convalecencia de corta duración. Cuando el apéndice está perforado, existe plastrón, absceso periapendicular o peritonitis, la evolución y el postoperatorio son más prolongados, precisando de hospitalización, curas quirúrgicas y tratamiento con antibióticos.

Circunsición:
Tanto por ritos y costumbres religiosas (hebreos, musulmanes, etcétera) como por higiene o por tener fimosis (estrechez extrema de la piel del prepucio), la circuncisión es la intervención quirúrgica más frecuente en la especie humana. En el recién nacido, se suele practicar sin anestesia; en el lactante y en el niño pequeño, precisa de anestesia general, y en el adolescente y en el adulto, puede practicarse con anestesia local. Además de la higiene, la razón principal para realizar esta intervención es la de facilitar las relaciones sexuales, pues la estrechez del prepucio puede hacerlas difíciles y dolorosas. La técnica es sencilla y rápida. El prepucio, que es la piel que rodea y cubre el glande, se corta de forma circular para que éste quede al descubierto. El postoperatorio es incómodo para el adolescente, pero de corta duración y las complicaciones son mínimas. Por ello, no suele precisar de ingreso hospitalario.


Categorías

Salud

Admin Madres Hoy

Administrador de Madres Hoy, una web de contenido especializado para las madres de todo el mundo. Descubre los mejores consejos para el cuidado de tu... Ver perfil ›

Un comentario

  1.   Elizabeth Ortiz dijo

    La información es buena pero necesitaba menús específicos para recuperación por cirugía de apendice hasta ahora le he dado a mi niño caldito desgrasado con chayote zanahoria, espinacas. desayuna papaya, perita, plátano, le doy solo pan tostado o integral, gelatina no leche ni derivados y jugo de néctar además de abundantes líquidos pero necesitaba conocer otros menús para que no le sea tedioso.

Escribe un comentario