Lo que tienes que saber sobre los aparatos eléctricos

Cada aparato eléctrico debe ser utilizado para la finalidad con que se fabricó. Un uso incorrecto puede acarrear sobrecargas o derivar en un estado de conservación dudoso que ponga en riesgo la seguridad de las personas. En este sentido, uno de los factores a tener en cuenta es el tipo de aislamiento. Debido al uso frecuente de los electrodomésticos, el cable y las partes metálicas que se conectan al circuito deben estar protegidas adecuadamente para soportar tirones, caídas o el desgaste por un uso continuado.

Los electrodomésticos con doble aislamiento son más seguros, porque disponen de protección reforzada en el cable y en las partes metálicas.

El Reglamento electrotécnico para baja tensión (REBT) establece las condiciones técnicas y las garantías que deben reunir las instalaciones eléctricas para asegurar su normal funcionamiento. El objetivo es preservar la seguridad de las personas y los bienes. “Esta clasificación pretende especificar la protección que existe del aparato eléctrico con respecto a las personas que intervienen en su uso”. De acuerdo a la normativa, los aparatos se clasifican en cuatro grupos, según el grado de protección y el tipo de aislamiento:

  • Clase O: Son los aparatos más peligrosos, ya que las partes metálicas que se conectan a un conductor no tienen dispositivos de protección. También carecen de toma de tierra y su aislamiento es funcional, es decir, el necesario para asegurar que el aparato funcione. Este aislamiento se emplea en electrodomésticos pequeños, aunque tiende a desaparecer. Para identificarlos, los aparatos pueden llevar inscrito “Clase 0” o carecer de indicación.
  • Clase I: Además del aislamiento básico, las partes metálicas están conectadas a un borne de tierra, que se conecta a su vez al circuito. “La toma de tierra es un elemento muy importante de protección, ya que protege al usuario frente a una posible electrocución”, destaca Peón. Se distinguen porque en la placa de características del aparato aparece un símbolo a modo de pirámide invertida, con una barra vertical en el medio. Este aislamiento es apto para grandes electrodomésticos.
  • Clase II: Son los más fiables. Tienen doble aislamiento o aislamiento reforzado, que consigue una protección más segura y duradera. Las partes metálicas están separadas del resto con piezas aislantes. Su identificación es un símbolo formado por dos cuadrados (uno más pequeño en el interior de otro más grande) o “Clase II”. Son los electrodomésticos que se usan habitualmente en exteriores o en lugares donde pueden entrar en contacto con agua (cuarto de baño), como el secador de pelo o la máquina de afeitar.
  • Clase III: Se refiere a los aparatos que funcionan con voltajes de baja tensión, inferiores a 50 voltios. Es un aislamiento frecuente en los juguetes. Estos aparatos se distinguen porque llevan inscrito “Clase III” o el valor de la tensión nominal dentro de un rombo.

A tener en cuenta:

  • Siempre manipula los electrodomésticos con las manos secas y nunca en el baño o bajo la ducha, ya que hay riesgo de electrocutarse. No hay que dejar ningún aparato cerca de la bañera, para evitar que caiga a su interior, y tampoco hay que usar aparatos con los cables pelados o las clavijas rotas.
  • No hay que tirar del cable para desconectar los aparatos ni acumular varias conexiones en un mismo enchufe

En cuanto a las conexiones, no es conveniente acumular varias en un mismo enchufe o usar un ladrón o zapatilla, dejar aparatos eléctricos conectados al alcance de los niños, desconectarlos mediante un tirón o enchufarlos a una toma de corriente cuya potencia no se adecua a la del electrodoméstico. En este último caso, podría quemarse la base del enchufe. consumer


Escribe un comentario