#Lohacesypunto (vídeo): ya es hora de escuchar a los niños

El vídeo que veréis a continuación habla por si solo, pero le voy a poner palabras a lo que siento respecto a los deberes escolares, y que conste que generalizo. ¿Los niños tienen muchos o pocos deberes? pues muchos, sin duda alguna, y lo que es peor: desde edades muy tempranas; es completamente abusivo. En este post revisábamos varios aportes para demostrar que ‘más deberes, no significa mayor desempeño’. Pero aparte de todas las teorías que podamos encontrar, ¿nos parece normal que un niño en lugar de estar jugando, esté sentado varias horas, sintiendo frustración y desinterés por el aprendizaje?

Eva Bailén, es esa mamá valiente a la que conocemos por impulsar en Change, la campaña por la racionalización de los deberes. Dado el éxito de la campaña, ahora se le ha dado la posibilidad de generar un contenido audiovisual llamativo e impactante, que se mueve por las redes rápidamente mediante el hashtag #lohacesypunto. Y es que al final es eso: la el no disfrutar del tiempo libre porque alguien lo decide así; si tales imposiciones se dieran en el mundo adulto, otro gallo cantaría, pero los niños no ‘cuentan’ tanto. Por eso el experimento que plantea el vídeo se basa en la idea de los horarios laborales, y al descubrirse que quien trabaja 8 horas + 3 en casa + los fines de semana y vacaciones, son niños, es cuando caemos en la cuenta de lo que les hacemos a los peques.

En España los niños tienen más horas lectivas anuales que en otros países con mejores resultados en pruebas internacionales, y desde luego a nuestros niños les ponen muchísimos más deberes que a otros con su misma edad

Lo haces y punto

Me sumo al deseo de Eva: que la polémica sirva para que desde el Ministerio de Educación se plantee una regulación, porque lo otro es ir contra corriente, profesores cuestionados porque respetan los ritmos de los niños, padres que son tildados de irresponsables porque se sientan con la tutora a pedirle que reduzca un poco la carga de tareas,…

En Estados Unidos, la Asociación Nacional de Educación propuso una regla, a partir de algunas directrices, que un investigador llamado Harris Cooper dio. Es la siguiente: de 10 a 20 minutos diarios en niños de primer grado (equivalente a primero de Primaria); y 10 minutos adicionales por cada curso superior. Según eso, mi hijo mayor (primero de ESO) pasaría 80 minutos, a él no le cuestan las tareas y no suele estar más de una hora, pero lo mejor es que todos los niños de su edad recibirían tareas que no superarían el tiempo de realización de una hora y 20 minutos cada día. Y la pequeña (en 4º) estaría 50 minutos diarios. Y repito: aún es mucho, porque soy del pensar de que deberían poder disfrutar plenamente de su infancia, y si acaso, las experiencias por las que atravesaran fuera de clase, que sirvieran de base para mejorar los aprendizajes en la escuela.

Pienso también que se deben incentivar las experiencias más innovadoras que en lugar de tareas de repetición incluyen recomendaciones para los alumnos en el sentido de realizar proyectos de investigación y colaborativos en casa; eso daría mejor resultado que fichas y cuestionarios de los libros.

Lo haces y punto2

Deberes abusivos y estresantes no hacen más responsables a los niños

¿No hace mucho compartíamos con nuestros lectores, la evidencia de que una carga de deberes excesiva, no solo genera estrés en los niños (que sin duda son los más vulnerables, y perjudicados), sino también a las familias. Por eso, por que nos toca de cerca, creo que ya es hora de que las madres y los padres asumamos el papel que nos toca en la educación. No se trata de interferir en el trabajo de los maestros, sino de ‘plantarnos’ y tomar decisiones: explicar con argumentos que los deberes pueden perjudicar a los alumnos, provocar el debate en el seno de la Comunidad Educativa, cambiar de colegio a los niños, visibilizar la situación de tantos peques que con tan solo 8 / 9 años tienen que sentarse la friolera de ‘¡3 horas!’ para acabar tareas (eso sin contar con el tiempo que deberán dedicar a estudiar), …; todo menos continuar robando el tiempo libre (y con él parte de la infancia) a nuestros hijos.

Mi reflexión para esas familias que piensan que son súper necesarios los deberes, y a ser posible, realizados durante mucho tiempo, ‘porque no vaya ser que el niño no madure o asuma responsabilidades’, es: si hoy no hacen deberes no se van a convertir en ‘ninis’ (una elaboración extraña dónde las haya pero ‘mira por dónde’ aceptada): el no tener expectativas de futuro no tiene que ver con la libertad disfrutada en la infancia, sino con el sistema socio económico.

Además, vamos hacia un modelo laboral diferente al que encontramos nosotros cuando nos incorporamos: es muy probable que no se necesiten personas obedientes, sino responsables, autónomas y creativas; pero nadie puede desarrollar la creatividad después de más de 60 minutos repitiendo las mismas multiplicaciones que en clase, o copiando 20 veces los errores ortográficos.


Categorías

Aprendizaje

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Escribe un comentario