Los celos de los niños

Si bien un nuevo bebé en la casa es una ocasión de felicidad para toda la familia, el integrante que hasta ese momento tenía la “exclusividad” puede vivirlo con cierto desconcierto.

Ante la pregunta de cuándo los celos son normales y cuándo los papás deben preocuparse, la licenciada en Psicología, especialista en Primera Infancia Carolina Micha consideró que “al principio es normal, aunque a veces nunca dejan de existir; si se transforman en violencia y llevan a actos que pretenden ‘anular’ al hermano es de temer”.

“Los papás deberían explicarle lo que está ocurriendo y dejarlo que participe en las tareas que incluyen al recién llegado”, aconsejó Micha, quien destacó: “No es aconsejable hacerle sentir que el hermano es algo frágil a lo que no puede acceder; él es el hermano y tiene derecho a tocarlo.

Además, lo otro genera bronca”. Por ejemplo, hacer que sea el “ayudante” del baño de su hermanito, o cuando le cambian el pañal hará que se sienta partícipe de diferentes situaciones y parte de cada momento.

Hay algunos padres “modernos” que optan por decirle al niño que el hermanito le “trajo un regalo” y le compran algo que le guste mucho y hace tiempo esperaba. Para la profesional eso es mentirle “y lo notan”.

“El amor de un hermano se gesta con el vínculo y un regalo no va a suavizar los celos”, aseguró Micha, para quien “la fuerza de celos depende en 90% del manejo del hijo, así como de historia personal de los padres”. Es decir, cómo cada uno atravesó ese momento en su propia vida, cómo se sintieron cuando nació su hermanito, como sintieron que sus padres lo acompañaron en esa etapa, como vivieron la relación con sus hermanos.

“Todo esto nos ayudará a posicionarnos de manera diferente y a comprender y a ayudar desde otro ángulo a nuestro hijo”, aseguró. Para ella, es elemental que el niño “no sienta amenazado su lugar, que no tenga miedo a perder el amor de sus padres y que entienda que no se pone en juego su lugar”. Así, la actitud de “darle todos los gustos” al hasta el momento único hijo para que no se sienta desplazado tampoco es correcta, dado que –según la profesional- se genera “una situación artificial”.

“Lo ideal es explicar que él también fue bebé y los papás le dieron los mismos cuidados”. Si bien Micha remarcó que cada niño es diferente y atraviesa esta situación de distinta manera y a sus tiempos, aseguró que “los celos son la manera que tienen los chicos de manifestar y responder ante la nueva situación que los sorprende e inquieta”.

“Toda nueva etapa que se presenta en la vida nos llena de dudas, de miedo, de angustia. Por eso es bueno que se manifiesten, que salgan a la luz, porque de otra manera podría llevar a los chicos a presentar otros síntomas por no poder sacar para afuera lo que realmente les está pasando”, dijo.

La profesional detalló que cada chico manifestará los celos de manera diferente: algunos querrán dormir con sus padres, otros querrán todas las cosas del bebé, algunos quizá tengan un retroceso en su proceso de aprendizaje, pero lo importante es que los adultos lo acompañen en éste momento y puedan ayudarlo a atravesarlo lo mejor posible.

“Los padres muchas veces no saben cómo responder frente a determinadas actitudes de los chicos, como por ejemplo cuando intentan agredir al bebé –dijo Micha-. En este caso por supuesto no lo deben permitir, deben ser firmes y consistentes. Explicarle que realmente le pueden hacer daño al bebé, demostrarles que mamá y papá lo siguen queriendo como siempre, que nada ha cambiado el amor que sienten por él, solo que la familia va creciendo y cada vez es más lindo compartirla”.

Como para la profesional lo ideal siempre es anticiparse a las cosas, a las situaciones, poder darle al hijo un tiempo para que pueda ir elaborando la llegada de su hermanito. “Ante esto nos surge la pregunta de cuándo contarle a nuestro hijo que tendrá un hermanito”, aseguró Micha, y aconsejó: “Con demasiada anticipación no, porque los chicos suelen ser muy ansiosos y no manejan del todo la noción del tiempo, por eso lo ideal sería alrededor del quinto o sexto mes del embarazo, cuando la panza comienza a notarse y los chicos empiezan a preguntar por ese cambio en el cuerpo de la madre”. Vía: Infobae


Escribe un comentario