Los hipos y el bebé

Hay sonidos que hacen los bebés que muchas veces asustan a algunos padres. El hipo es uno de ellos. Sin embargo, lo que parece un fastidio en realidad no lo es. El bebé no siente dolor ni molestia alguna cuando tiene hipo. Los hipos son muy comunes y según algunos estudios, un 80% de los bebés recién nacidos llegan a experimentarlo. Son inofensivos y no requiere tratamiento ni demasiada atención. De la misma forma repentina que aparece el hipo, se desaparece. Su frecuencia va disminuyendo a partir de los seis meses de edad del bebé.

En la mayoría de las veces el hipo es causado por la inmadurez del sistema nervioso que, por la falta de un control adecuado, provoca contracciones, repentinas e irregulares, del diafragma. Los músculos de la respiración (los que separan el tórax del abdomen) se fortalecen e intentan funcionar en armonía. En razón de eso, cualquier cosa que irrite el diafragma hará con que el músculo tenga espasmos repetitivos, a lo que llamamos hipo.

El hipo suele durar muy poco en los bebés. Por lo tanto, no se necesita grandes esfuerzos o técnicas para eliminarlo. Como hemos afirmado antes, se va de la misma forma que vino. No existen fórmulas mágicas para quitar el hipo a un bebé. Pero debe tener en cuenta que un bebé tiene más riesgo de tener hipo si se traga aire mientras está siendo amamantado. En este caso, la mamá debe parar de dar el pecho al bebé. Y después de hacerlo no te olvides de dejarlo en posición vertical para facilitar la eliminación de aire. Los padres deberán buscar orientación medica solamente en los casos de que el hipo del bebé no se vaya, y acabe por provocar llantos por parte del bebé.


Categorías

El bebé

Bebes Mundo

Bebesmundo era una web dedicada al mundo de los bebés. Actualmente está integrada en Madreshoy.com formando una web de mayor tamaño y con una... Ver perfil ›

Escribe un comentario