Los niños y Halloween

No cabe duda que a  la mayoría de los padres disfruta al ver a sus hijos disfrazados. Y qué mejor oportunidad que en Halloween que también es la ocasión para que sus hijos interactúen entre ellos con sus amiguitos.

En este sentido, también es una buena oportunidad si es que se reúnen en una casa organizar diversos juegos propicios de la fecha. Hay que tener en cuenta que el juego es una actividad necesaria para el desarrollo cognitivo (intelectual) y afectivo (emocional) del niño.

Por ejemplo, para las invitaciones se puede recortar siluetas de murciélagos de cartulina negra escribiendo la información con un bolígrafo plateado sobre la fiesta (lugar, fecha, hora, etc.).

Otra idea es colgar fantasmas flotantes. Esto se puede lograr con ramas secas colocandolas en el techo directamente. Luego infla unos globos blancos y cubre cada uno con un trozo de plástico blanco o tela blanca (por ejemplo, una sábana vieja).

Luego ata el “cuello” con una cinta o cuerda justo debajo del globo, y dibuja con color negro los ojos, la boca, y cuelga los “fantasmas” de las ramas con un hilo blanco o invisible.

En cuanto a las calabazas debes cortar lan parte superior con un cuchillo grande y saca la parte interior. Luego, dibuja en la “cara” los ojos y la boca, y con un cuchillo pequeño, haz huecos en esa forma.Seguidamente coloca la calabaza con la tapa colocando una vela en su interior.

Estas y otras decoraciones son el ambiente para celebrar Halloween y los juegos de tus hijos. Finalmente recuerda que el juego espontáneo y libre favorece la maduración y el pensamiento creativo. Y no se olvide en acompañarlos en el momento del “trick or treat” para pedir dulces a las casas vecinas. ¡Disfrute su Halloween!


Escribe un comentario