Los niños y las mascotas (y III)

Los niños que se crían junto a una mascotas muestran muchos beneficios. El desarrollar sentimientos positivos hacia el animal puede contribuir a la autoestima y la autoconfianza del niño. Las relaciones positivas con las mascotas pueden ayudar en el desarrollo de relaciones de confianza en otros. Una buena relación con una mascota puede también ayudar a desarrollar la comunicación no verbal, la compasión y la empatía. Las mascotas pueden servir diferentes propósitos con los niños:

  • Ser los recipientes garantizados de los secretos y pensamientos privados.los niños con frecuencia le hablan a sus mascotas, al igual que lo hacen con sus animales de peluche.
  • Pueden proveer lecciones acerca de la vida: la reproducción, el nacimiento, las enfermedades, los accidentes, la muerte y el duelo.
  • Pueden ayudar a desarrollar un comportamiento responsable en los niños que los cuidan.
  • Proveen un enlace con la naturaleza.
  • Le pueden enseñar al niño el respeto hacia otros seres vivientes.

Otras necesidades físicas y emocionales que se pueden satisfacer al hacerse dueño de una mascota pueden incluir:

  • Actividad física.
  • Bienestar al tocarlo.
  • Amor, lealtad y afecto.
  • Experiencia con la pérdida, si un animal se pierde o se muere.

Aunque la mayoría de los niños son suaves y bien portados con las mascotas, algunos pueden ser bruscos y hasta abusivos. Si tal comportamiento persiste, éste puede ser una señal de problemas emocionales significativos. Cualquier niño que abusa, tortura o mata animales debe de ser referido a un siquiatra de niños y adolescentes para una evaluación comprensiva.


Escribe un comentario