Los primeros libros: como formar un lector

libro

Muchas mamás creen que el contacto entre los chicos y los libros comienza cuando los niños aprenden a leer. Esto es un gran error, ya que aunque el pequeño aún no sepa leer puede comenzar a tener sus propios libros a partir de los 7 meses.

La mejor fórmula para  que un niño se convierta en lector es incentivarlo y familiarizándolo con los libros.

Los primeros libros que le compraremos a nuestro bebé deben ser de una superficie plástica. Los que pueden mojarse son ideales. De esta manera, el bebé comenzar a conocer el formato libro. Al principio se lo llevará a la boca y lo chupará, luego aprenderá a pasar las hojas.

Después  del  año  podemos comprarle un libro de tapas duras. Hoy existen modelos con múltiples atractivos como figuras con texturas, personajes con sonido y dibujos muy llamativos.

A partir del año debemos fomentar nuevos hábitos. El leerle un pequeño cuento cada noche producirá un doble beneficio: por un lado contribuiremos a la rutina del dormir (no olvidemos que la rutina brinda seguridad a los niños) y por otro lado crearemos un contacto con nuestro hijo que perdurá para toda la vida. Todos los niños recuerdan cuando sus padres o abuelos les contaban cuentos y está comprobado que ese hábito contribuye al gusto posterior del niño por la lectura.

Además, es necesario que los chicos vean a los grandes leer. No olvidemos que los niños aprenden muchísimo por imitación. Si ven a sus padres leer ellos también querrán hacerlo y encontrarán placer en esa actividad.

Por eso, un libro siempre es un excelente regalo para un niño.

Foto: vía Girodidáctico


Escribe un comentario