Los Primeros Pasos – II

bebecaminando

Por otro lado, los padres deberíamos  empezar a preocuparnos, sí es que transcurridos dieciocho meses, el bebé no manifiesta estas destrezas. Dada esta situación es recomendable acudir al pediatra quien descartara problemas físicos y brindara a los padres la orientación necesaria.

Es necesario señalar que, el caminar precozmente o no, no guarda relación con la condición física del bebé, peso, talla, o sí padece algún trastorno, si practica ejercicios, sí recibe estímulos o no. Todo esta estrechamente vinculado con el entorno. Muchas profesionales opinan que el caminar de un bebé es genético, o mejor dicho hereditario; Si los padres caminaron temprano el niño lo hará también y sí los padres tardaron en hacerlo, su niño también tardara.

Cuando los padres nos damos cuenta que el bebé quiere dar los primeros pasos sin soporte, es muy importante que le brindemos el mayor espacio  y seguridad posible, no descuidemos sus movimientos ni un segundo, porque un descuido podría significar una caída, y esta se convertiría en una barrera entre las ganas del niño y la confianza que se requiere para que consiga soltura total.

Las caídas muchas veces son inevitables, en este sentido, ante una caída tengamos mucho  cuidado de nuestra reacción, porque muchas veces es nuestro movimiento violento,o desesperado grito, lo que más asusta al bebé, inclusive mucho más que la propia caída y el golpe recibido. Yo siempre he dicho, que los bebés son irrompibles e inoxidables, así que tomemos las cosas con calma.


Escribe un comentario