Madre saludable – II

mujer saludable

Pero hay un detalle muy importante, para tener una vida saludable y feliz no sólo debemos consumir alimentos ricos en nutrientes y vitaminas, sino también mantener una relación familiar en casa viviendo siempre en armonía con los nuestros. Hay que estar siempre con Dios, orar y agradecerle por lo que tenemos, saber perdonar los errores de los demás y los propios, el lado espiritual debe ser considerado también, ya que en todo caso la salud física y mental se deteriora siempre.

Si se vive en pareja deben respetarse siempre, ya que estos problemas, “los intangibles” tienden a desequilibrar la salud, bajan las defensas y es el principal motor para llamar a las enfermedades. Toda pareja debe aceptar que junto con el matrimonio también se asumieron responsabilidades dentro del hogar y con la futura familia, ya que después del matrimonio viene la familia y con ella responsabilidades más importantes y de mayor cuidado.

Si se quiere tener siempre buena salud es necesario no sólo alimentarse correctamente, sino también llevar una vida en paz y armoniosa. Hoy en día existen grupos de oración que ayudan a las parejas, centros de orientación matrimonial y consejería familiar, todo estos centros son guiados por matrimonios de muchos años, quienes cuentan sus experiencias y sabios consejos para tener un matrimonio feliz y duradero.


Escribe un comentario