Mamás Sexys!!!

¡Adiós al mito que decía que una embarazada no podía ser sexy! Por suerte, ese concepto quedó desterrado hace años.

La emoción y la felicidad por sentir crecer a tu bebé dentro de tu panza son inmensas, pero es normal que tengas algún temor por los cambios en tu cuerpo y cómo influirán los mismos a la hora de la sensualidad con tu pareja. Seguro te preguntás si estás linda y si todavía le gustás con tu nueva figura.

Es cierto que no sólo crece tu panza y aumenta tu peso, sino que también se experimentan cambios de humor, hay ansiedad y nervios. Pero no te preocupes, son todas sensaciones normales a las que a veces cuesta adaptarse y es bueno que las converses abiertamente con tu pareja porque el diálogo los ayudará a quitar esos miedos.

La sensualidad y el erotismo son experiencias maravillosas que se pueden vivir con plenitud durante el embarazo. Muchos hombres se vuelven locos de amor por sus mujeres en la dulce espera. Lo fundamental es aceptar el cambio de imagen con alegría.

Cuidar tu cuerpo igual que lo hacías antes de estar embarazada es importante: hacer ejercicio moderado y especial para mujeres en tu estado hará que te sientas bien, cuidar la alimentación y no aumentar más de lo necesario hará que después del parto puedas volver a tu peso normal con facilidad.

Por otra parte, el embarazo también provoca algunos beneficios estéticos. Tu pelo se volverá brillante y grueso durante el segundo trimestre porque tus niveles hormonales se modifican nutriéndolo. Además, vas a poder lucir un escote prominente porque normalmente se aumenta uno o dos talles de corpiño. Tus uñas van a crecer más fuertes y rápido y si te las cuidás te verás aun más femenina. Tu piel resplandecerá por el aumento de la circulación sanguínea y si usás cremas corporales hidratantes y nutritivas la sentirás más suave y también sumará puntos a tu imagen sexy.

Sé positiva, disfrutá de este momento y tené confianza. Ser sexy también es una cuestión de actitud.
Vía: Huggies


Escribe un comentario