Entrevistamos a M. Ángeles Miranda: “En vacaciones, los accidentes infantiles aumentan un 20%”

Hoy contamos con la presencia de Mari Ángeles Miranda, una mujer que desde hace muchísimo tiempo lucha por concienciar a la sociedad acerca de la tasa de acccidentabilidad infantil, con el fin de que entre todas y todos seamos capaces de articular las medidas que posibilitarían su prevención, y en consecuencia la protección de cientos de niñas y niños. A M. Ángeles le estoy agradecida, no sólo porque siempre que le pido una colaboración acepta el reto, sino también (y no solo como madre) por que no se cansa nunca de visibilizar, y de “darnos un tirón de orejas” cuando es necesario. No en vano se habla mucho últimamente de “lesiones no intencionadas” en lugar de “accidentes”, ya que no se trata de hechos fortuitos (a pesar de su no intencionalidad) sino fruto de descuido o dejadez, y por lo tanto prevenibles.

M. Ángeles es prevencionista, y como bien especifica ella misma, “solo para niños”. Su principal objetivo es “reducir la tasa de lesiones en la infancia” y educar para conseguir una sociedad con más cultura preventiva. Con el lema “sembrar conciencias para recoger prevención” se reconoce “infectada” por el virus de la autoprotección. Nuestra invitada de hoy es consultora y formadora de seguridad infantil y aunque es difícil resumir su actividad profesional en pocas líneas, lo voy a intentar: auditora espacios en los que se puede desarrollar un niño (desde hogares hasta centros educativos, pasando por hoteles, etc.), difunde conocimientos a través de sus dos blogs (y mediante colaboraciones con otros medios escritos), participa en el Comité Técnico de Normalización AEN/CTN 172/SC4, escribe libros; y su trabajo lo desarrolla en España, México y República Dominicana. Bueno, seguro que me dejo algo, y quisiera preguntarle: “¿De dónde sacas el tiempo, M. Ángeles?”, aunque no me voy a esperar a su respuesta, sino que voy a presentaros la entrevista que hemos mantenido.

Y por cierto, antes de proseguir, ni que decir tiene que he escogido intencionadamente estas fechas para publicar la entrevista, pues durante las vacaciones escolares (como la propia entrevistada nos explicará) aumenta el número de accidentes infantiles. Y ahora sí:

El eco mediático de los accidentes infantiles es escaso

Madres Hoy: Háblanos sobre las tasas de accidentabilidad infantil en nuestro país, ¿es preocupante el número de niños que los sufren? ¿Se ha modificado la incidencia en los últimos años? ¿crees que somos más conscientes de la necesidad de prevenir accidentes en todos los ámbitos?

M. Ángeles Miranda: Cada vez que leáis un informe con estadísticas que deriva en titulares como “En 2014 fallecieron en España 149 niños menores de 15 años por lesiones de todo tipo” debéis recordar que en España NO existe registro de accidentalidad infantil, o por lo menos NO en todos los tipos de lesiones. A modo de ejemplo de esta afirmación os diré que los menores ahogados se cuentan de forma manual, es decir cuando nos informan los medios se van apuntando, esta “precariedad” afirma que los datos no son reales ni objetivos. Un solo niño fallecido por causas evitables para mí es muy preocupante, que depende de cómo haya fallecido o accidentado se tenga en cuenta o no para las estadísticas también debería preocuparnos.

En cualquier caso si las (supuestas) cifras y los titulares sirven para crear más conciencia preventiva bienvenidas sean! Por nuestra parte vamos a continuar la línea que creemos efectiva, y así nos lo corroboran las familias y los profesionales: ofrecer soluciones eficaces y adaptadas a nuestra sociedad, aptas para todos los públicos y que consiga no solo evitar el accidente en el momento, además, crear cultura preventiva desde la infancia para lograr una sociedad mucho más concienciada con su seguridad y con la de los demás, como dice uno de nuestros eslogans: Sembrar conciencia, recoger prevención.

MH: ¿En casa o en la calle? ¿Dónde se accidentan más los niños?

M.A.M.: Si hacemos casos de las “estadísticas” debería decirte que en el automóvil siempre! Quizás sea así pero lo ponemos en duda si tenemos en cuenta que precisamente la DGT SI lleva un registro de menores fallecidos en automóvil y de los heridos clasificados según el carácter de la gravedad.

Además los medios si se hacen eco de estas noticias, pero es evidente, porque es una realidad, que los niños pasan más tiempo en el hogar que en la calle (y más con la llegada de las pantallas a nuestra infancia, aunque esto también debería ser diferente, pero es otro tema de larga discusión), y en época lectiva también ocurren muchos accidentes en las escuelas, pero no son noticia las amputaciones de dedos, lamentablemente a nosotros nos llegan directamente desde las familias y nos duelen tanto o más por el escaso eco mediático.

En España NO existe registro de accidentalidad infantil, o por lo menos NO en todos los tipos de lesiones

MH:Ten en cuenta que estamos en invierno y los niños están de vacaciones; eso es muy buena noticia (pasamos más tiempo juntos, ellos son más libres…) pero especialmente con los más pequeños deberemos estar más pendientes, ¿no? Y por cierto ¿en qué estancia de la casa se producen más número de accidentes infantiles?

M.A.M.: En vacaciones los accidentes infantiles aumentan (volviendo a las cifras, dicen que un 20%) por lo que debemos aumentar la “dosis de prevención”, prevención bien entendida por supuesto.

Por ejemplo y aunando a los más pequeños (menores de 2 años) y espacios donde se producen más accidentes (la cocina) ¿qué medidas de prevención puedo incluir?

  • Puedo cerrar el acceso a la cocina.
  • Puedo adaptar una parte del espacio a sus necesidades.
  • Puedo educar en prevención.

Aprovechar las vacaciones para estar más tiempo con nuestros hijos es también prevención porque estando con ellos soy consciente de los riesgos, los superviso y puedo aprovechar momentos puntuales para inculcar cultura preventiva a medida que el niño tenga el suficiente nivel cognitivo, por ejemplo preparando de forma conjunta los aperitivos de Navidad mientras detectamos los riesgos y les enseñamos a hacerlo correctamente.

¿Cuánto tiempo dedicamos a enseñarles a dar las gracias, a pedir por favor, a atarse los cordones y cuánto tiempo dedicamos a autoprotección? ¿Alguien se ha planteado alguna vez jugar con sus hijos a autoprotegerse de un incendio? ¿A encontrar una vía de evacuación que nos lleve hasta un lugar seguro? Y fuera del hogar ¿a interpretar el plano de evacuación que “decora” todas las puertas de los hoteles? Os invito a dedicar un momento estas vacaciones a crear cultura preventiva.

MH: Sigamos con los accidentes domésticos, descuidos, casas poco preparadas para que habiten bebés y niños pequeños, falta de información sobre prevención, …¿cuáles son sus principales causas?

M.A.M.: La llegada de un bebé al hogar propicia una serie de cambios inevitables: decoramos su habitación, la nuestra, adquirimos todo aquello el bebé pueda necesitar, nos informamos, nos asesoramos, pero la seguridad infantil siempre queda excluida de las “listas de nacimiento” (a excepción de la silla de coche que es “obligatoria”).

En el 90% de las familias que me piden una auditoria para su hogar lo hacen cuando ha ocurrido algo grave o han detectado el riesgo inminente en su hogar o en casa de los abuelos. El 10 % restante son familias con cultura preventiva donde una auditoría de seguridad infantil® en el hogar es lo más normal del mundo. Más allá de la información (no siempre fiable) la seguridad infantil debería estar presente en todos los hogares para evitar:

  • Graves accidentes (algunos con fatales consecuencias).
  • La cultura del no.
  • La sobreprotección.

Los hogares adaptados al desarrollo infantil, son espacios donde los niños no requieren de supervisión constante, donde pueden caer para acto seguido levantarse.

Aprovechar las vacaciones para estar con nuestros hijos es también prevención

MH: “Navidad, Navidad, dulce Navidad” Algunas de las campañas de la Asociación Nacional de Seguridad Infantil, están centradas en las prevención de accidentes en estas fechas. ¿Qué medidas deberíamos tomar en esas reuniones familiares en las que nos apetece relajarnos y permitir que los peques jueguen juntos sin riesgos por falta de atención? Y hablando de atención, sé que es una pregunta difícil de responder, pero ¿a partir de qué edad podríamos confiar en que no les va a pasar nada incluso si no estamos mirándoles?

M.A.M.: Como bien dices en Navidad es muy habitual que niños de diferentes edades (y diferentes necesidades) se reúnan en un hogar mientras los mayores disfrutan largas veladas.

Como base podríamos establecer una “línea roja” de mayor prevención con aquellos menores de 36 meses, por el riesgo de jugar con juguetes (u otros objetos del hogar) que sean pequeños, desmontables, frágiles o lesivos al contacto. Importante recordar que la responsabilidad es de los adultos: ¡los niños no tienen que hacerse responsables de otros pequeños!

A partir de aquí existen varias alternativas seguras a la vez que divertidas y que nos permitan poder seguir compartiendo con los adultos:

  • En función de lo que nos permita el espacio y de la diferencia de edad entre pequeños, podemos establecer diferentes zonas de juego: una para los más mayores y otra para los bebés.
  • También se pueden establecer turnos de juego (vigilancia) por parte de los adultos: cada cierto tiempo se designa un responsable de juegos que participe o ayude a crear juegos.
  • Muy recomendable es preparar juegos previamente aptos para todos los públicos donde los más pequeños puedan jugar y relacionarse sin riesgo…y si en algún momento los adultos se animan… que mejor que la Navidad para compartir todos juntos!

Aprovecho esta pregunta para fomentar el juego en familia, las pantallas (enchufar a los niños y desenchufarlos de la velada) son muy recurridas durante todo el año, es Navidad: disfruta y déjate llenar por la magia que transmiten.

MH: El árbol y el Belén y en general la decoración de Navidad con todos esos elementos de aspecto sugerente que llaman la atención de nuestros hijos. A priori podría parecer absurdo hablar sobre ello, pero ¿qué tener en cuenta para que sea compatible la ornamentación con la seguridad?

M.A.M.: ¡Tan absurdo como preparar nuestro hogar para la llegada del bebé, jajaja!, no pretendo ser Kafka pero creo que tiene todo el sentido común del mundo!

La decoración de Navidad debería estar en el TopTen de la curiosidad infantil, y como la curiosidad infantil no podemos limitarla por lo vital que es para su desarrollo es inevitable que la sea la ornamentación la que se adapte a sus necesidades.

Utilizar ornamentos:

  • De grandes dimensiones, que no se puedan desmontar en trozos pequeños, irrompibles y atóxicos.
  • Luces con todas las garantías de seguridad y evitar las velas: el riesgo de incendio no es solo para los niños, es para toda familia, por eso no puedo dejar de pedir a los Reyes Magos que este año regale vida con un detector de humo: el guardián de tu familia en Navidad y todo el año.
  • Aquellos ornamentos de riesgo mantener fuera del alcance de los niños, perdón rectifico: NO UTILIZARLOS!
  • (Dejarlos fuera de su alcance pero a la vista es un error, el niño hará todo lo posible por alcanzarlos aumentando el riesgo tanto por si accede a él como durante el acceso. En este punto, incluyo aquellos ornamentos que están lejos de su alcance pero que son tremendamente llamativos: unas luces de navidad, un Papá Noel subiendo por el balcón y además seguido en fila india por tres Reyes Magos… Si no bloqueamos adecuadamente ventanas y balcones podemos tener un grave disgusto, porque insisto: Un niño más mayor entenderá el riesgo pero el bebé intentará saciar su curiosidad).

  • Otros ornamentos de riesgo y que no todo el mundo conoce es la toxicidad de la planta de Pascua, el muérdago o el acebo, sustituirlas durante unos años por artificiales le dará el mismo aire festivo a nuestro hogar pero sin peligro para niños y animales.

La responsabilidad del cuidado de los niños pequeños es siempre de los adultos, no de otros niños

MH: Son días de reuniones y salidas, de encuentros y viajes, y algunos de ellos se realizan en vehículos, ¿somos más cuidadosos en la utilización de SRI, respecto a anteriores?

M.A.M.: Quiero pensar que sí, que en este aspecto se ha mejorado muchísimo pero aún hay mucho por hacer. El principal problema en este sentido es que en estas fechas incorporamos a nuestros hijos otros niños (familia, amigos) en nuestro automóvil y la tan famosa frase de “total es aquí al lado” puede ser muy peligrosa si esconde la excusa de no llevar a esos niños en un SRI. Hagamos un llamamiento a todos:

  • No aceptes de la responsabilidad de llevar en tu coche a un menor sin SRI
  • No permitas que tu hijo viaje en un automóvil sin SRI.

MH: Personalmente no me gustan las aglomeraciones, aunque a veces no queda más remedio. Parece hasta antinatural meterse en un centro comercial lleno de gente con niños pequeños, y por otra parte ir a ver la cabalgata de Reyes u otras actividades es a la vez divertido y un poco angustiosos. ¿Qué consejos nos puedes dar para garantizar la seguridad de los peques en estas situaciones?

M.A.M.: Comparto tu gusto por las aglomeraciones, pero como bien dices a veces tenemos que hacerlo…o no. Las actividades que ofrecen tanto centros comerciales como municipios con sus ferias y mercadillos de Navidad son indiscutiblemente muy agradecidos por el público infantil, por descontado las Cabalgatas se proyectan para los más pequeños.

¿Pero hasta qué punto debemos exponer a los niños a las aglomeraciones? Seguro que todos hemos detectando en alguna de estas salidas a bebés (de apenas meses) que ni entienden el sentido ni lo disfrutan, más allá de la seguridad infantil quizás hay que plantearse a qué tipo de actividades hay que llevar a nuestros hijos ya que el objetivo siempre es que disfruten, que aprendan pero no es necesario que se agobien o frustren porque una actividad no es adecuada a su desarrollo.

Cuando acudimos a actos de gran aglomeración de personas con nuestros hijos, debemos establecer unas pautas de seguridad y de prevención, es lo que llamamos en la gestión de la seguridad infantil ser estratega:
¿Te atreves a crear una estrategia?

Planifica la salida, ofreciendo y localizando los recursos disponibles por si alguien se despista y se pierde: un punto de encuentro donde reunirse, inculcándoles que los profesionales de la seguridad están para ayudarles. Además explícales y hazles partícipes de otras medidas de protección: apunta el nº de teléfono en el brazo, llevar una pulsera identificativa o de geolocalización, etc., nadie mejor que tú conoce a tu hijo, nadie mejor que tú puede anticiparse para su protección y educación, y sobre todo no delegues en otras personas, es tu responsabilidad.

Estos serían unos requisitos mínimos y resumidos, en cuanto a los Centros Comerciales desde el aparcamiento hasta las escaleras y los ascensores así como dentro de los comercios la seguridad también implica el ejemplo y como ya es norma de la casa, aprovechar esos momentos para educar en autoprotección: pasaremos un momento divertido interactuando, educando y evitando riesgos derivados del “me aburro y tengo que explorar”.

Hay dos regalos que no son juguetes, a saber: perros y drones

MH: Creo que también es muy importante prestar atención a la compra de juguetes y otros regalos. No quiero abusar de la confianza, así que centrémonos solo en la etapa desde los 0 a los 36 meses: danos unas breves recomendaciones de compra y uso seguro, por favor.

M.A.M.: Dejarme hablar de seguridad infantil es un regalo, nunca un abuso!

Como el turrón, los juguetes siempre vuelven a casa por Navidad y con ellos la seguridad, a mí siempre me gusta explicar que de la misma forma que en nuestro trabajo la maquinaria que utilizamos tiene que ser adecuada para la producción y cumplir con unos requisitos de seguridad, el juguete es la maquinaria del trabajo esencial del niños: jugar. ¿Nosotros trabajaríamos mejor con más equipamiento aunque fuera inseguro o no nos diera el resultado adecuado? Pues un niño tampoco aprende y se divierte más con muchos juguetes y sin requisitos de seguridad:

  • Pocos juguetes (los expertos en el tema dicen que no más de cuatro)
  • Adecuados a sus habilidades y destrezas no a las de sus padres, cada cosa a su tiempo: un juguete que no sirva para jugar o que se debe tratar con cuidado porque se rompe no es un juguete, es una frustración para el niño.
  • Que realmente motiven al niño a jugar, se adecuen a sus intereses y motivaciones, recordemos en este punto que el juego no entiende de género.

Respecto a la seguridad básica:

Se considera que un juguete es seguro cuando, entendiendo el comportamiento habitual de un niño, éste no pone en riesgo la seguridad del menor y de otras personas mientras lo utiliza.

Otros requisitos:

Marcado CE, pero CE de Comunidad Europea no el CE de China Export.

El Marcado CE (Comunidad Europea):

  • Es un compromiso por parte del fabricante para certificar que el juguete cumple con todas las normas seguridad de la UE, normas por otro lado se encuentran entre las más estrictas del mundo.
  • Informa al consumidor de forma eficaz del uso apropiado y de los riesgos en el caso de que no se utilice adecuadamente.
  • Obliga a mencionar en todos los juguetes aquellos que han pasado las pruebas necesarias para verificar que son o no apropiados para los menores de 36 meses.

Los juguetes para menores de 36 meses a grandes rasgos, no deben ser pequeños ni desmontables, incluir imanes, globos o cuerdas, piezas movibles que puedan provocar atrapamiento, en el caso de llevar pilas estas deben ser totalmente inaccesibles.

No me voy a extender mucho más pero abusando de la confianza me gustaría también que se tuviera en cuenta la seguridad del entorno de juego (el puesto de trabajo del niño) y recordar que hay dos “juguetes” que no lo son: perros y drones exigen una responsabilidad diferente en cada caso pero responsabilidad adulta de cualquier forma.
GRACIAS!

“La seguridad infantil debería estar presente en todos los hogares”, me quedo con esta frase, aunque sea a costa de finalizar la entrevista sin resaltar tantas otras ideas útiles y necesarias que nos ha dado Mari Ángeles, a quien (por cierto) podéis seguir en Segur Baby y Seguridad Infantil. Brevemente, pues el mérito es de nuestra entrevistada, a quien considero una aliada de las familias con niños, y que tanto me viene aportando durante los últimos años… : estoy encantada de que hayas aceptado esta colaboración, GRACIAS a ti, y te deseo unas fiestas muy felices.


Escribe un comentario