Mentirillas Infantiles – II

mentiras infantiles

Muchas veces estas mentiras suelen ser consecuencia de proteger sus malos actos y escudarse en ella. Sus faltas se graban en su cabeza como que nos las hicieron y expresan lo que piensan, aún sabiendo que están mintiendo.

Lo ideal en esta situación es no atacarlos o jugar al tira y afloja, sino simplemente calmar la situación y comprometerlo a remediar su falta; por ejemplo si boto el vaso con leche, pues decirle que debe limpiar lo ensuciado y dejar limpia el área, de esta manera aprenderá que hubiera sido en vano mentir al respecto y que de igual forma no se escaparía de las consecuencias.

Y como muchos padres y abuelos dicen que no hay seres más manipuladores que los niños, estas manipulaciones suelen venir muchas veces acompañada de una mentirilla que a veces son muy inocentes pero están justo dirigidas a eso, a manipular para conseguir algo a cambio. Una mentirilla manipuladora y esas que nuestros hijos suelen decirnos para probarnos, es la más común de todas…. “papi me dijo que podía comer un poco de helado”…y cuando realmente éste no ha dicho nada al respecto, este es sólo una de las tantas manipulaciones infantiles.


Escribe un comentario