Mi papá, mi ídolo

padres

Es el más valiente, el mejor y el más divertido. Estas son algunas cualidades que a los niños les encantan de sus padres. Y es que con él aprenden a poner a prueba sus propios límites, a encontrar su lugar y a saltarse las reglas. Debemos tener en cuenta que ellos se sienten protegidos y esa sensación es imprescindible (e irresistible) para los niños.

La certeza de que papá aleja de ellos cualquier peligro les da seguridad y les ayuda a emprender nuevos retos. Y es que la la importancia de sus cuidados no solo es de nutrir y cuidar a los hijos, sino también de brindarles la protección y la educación necesaria para que se desarrollen como personas sanas, buenas y solidarias. Puede que los hombres no estén muy capacitados para hacer varias cosas a la vez, pero si se trata de centrarse en una sola tarea, no hay quien les gane.

A la hora de jugar son creativos y originales, su entusiasmo por la actividad es mayor que el de las mujeres y aprovechan el rato de juegos para desconectar. Hay que tener en cuenta que la figura paternal es muy importante para su desarrollo emocional. Los niños necesitan estructuras jerárquicas que le brinden educación.

Y en este sentido, los padres ocupan en la estructura familiar una posición jerárquica superior a la de sus hijos, porque a ellos les cabe la responsabilidad de su cuidado y educación. Por ende, son quienes deben establecer las normas que guiarán la conducta de sus hijos.


Escribe un comentario