Motivar la sinceridad en los niños – II

sinceridad en los niños

Cuando el niño se ha formado correctamente y con valores muy bien inculcados sobre la sinceridad, se sentirá siempre rodeado de amiguitos que los respetaran y valoraran sus decisiones y opiniones, éste siempre se moverá sobre un ambiente justo y adecuado para él.
Parte de educar sobre la sinceridad es también enseñar a los niños a diferenciar la realidad entre la fantasía, entre lo importante y lo urgente, los hechos reales y los no reales, ya que ser sincero es ser justo y honrado en las acciones, pero todo empezando siempre con uno mismo, hasta se podría inculcar la memorización de palabras celebres, como “soy sincero y me siento feliz” o “siempre digo la verdad”, etc.

También se podría pegar papelógrafos en su dormitorio del niño con frases, como: Yo siempre digo la verdad a papá y mamá, Yo me equivoco y lo reconozco, nunca lo oculto, siempre digo lo que pienso sobre mis deseos y problemas, Debo rezar todos los días y agradecer a Dios por los buenos momentos del día, siempre seré sincero con Dios, sólo él sabe el porque de las cosas, debo ser sincero conmigo mismo y decir a mis padres sobre mis limitaciones en las tareas del colegio, debo recibir siempre a mis padres con un fuerte abrazo cuando vuelven del trabajo y platicar con ellos sobre mi escuela y escuchar sus sabios consejos, no debo chillar, esto no dejará expresarme correctamente.

Es muy importante para el día a día de los niños así como de los padres motivar la sinceridad, educarlos a decir siempre la verdad con mucho respeto a los demás y sin intentar ofender.


Escribe un comentario