Niño sordo – mudo – IV

sordo

Es importante considerar que un niño con alguna deficiencia física será más indisciplinado que los demás niños, siempre mostraran la diferencia en su comportamiento, por obvias razones, ya que no están con toda la capacidad al 100% para controlar sus emociones, muchas veces muestran su cólera, melancolía o agresividad cuando se sienten contrariados, y sobre todo cuando se tienen que enfrentar a momentos que no puede dominar, el niño sordo tiende a reaccionar a la defensiva, se esconde y huye, en otras palabras busca aislarse, huyendo de una situación o espacio que le resulta desagradable o dañino.
 
Estas reacciones se dan muchas veces cuando el niño descubre su limitación de audición y lo vuelve contra él como una fuente de frustración. Debido a este problema, jamás escuchará o entenderá las órdenes que se le de tanto en la escuela como en casa. Estas conductas influyen mucho su personalidad y hay que considerarlas a la hora que empiezan sus tratamientos de conductas inapropiadas, debido a esto es necesario recurrir a la ayuda de un psicólogo ya que sólo una persona especializada podrá ayudar al niño sordo, así como a la familia.
 
Los padres mejor que nadie serán los más necesitados de ayuda profesionales para tratar a un niño con problemas de audición, evitando poner en un segundo plano a los demás miembros de la familia, sobre todo si existieran hermanos menores. Los padres deben contar con una buena actitud, mucha paciencia y constancia, estas virtudes son importantísimas para que la relación familiar crezca de una manera normal, creando un ambiente emocionalmente estable, en donde el niño sordo puede crecer equilibradamente bien.


Un comentario

  1.   Claudia dijo

    Tengo una ahijada que tiene 2 años y no dice ni una palabra solo hace
    sonidos y se desespera por que no se le entiende lo que pide, creemos
    que si escucha pero no sabemos en realidad por que no habla, nos
    pueden ayudar?
    Gracias
    Claudia

Escribe un comentario