Niños manipuladores III

niños manipuladores

Existen también los padres permisivos los que exageran las libertades para el niño y los que normalmente suelen caer en algunos errores como, ser muy pasivo cuando se fijan limites, no tienen metas claras de orientación para su niño, exige poco con respecto a pedir una conducta madura, tiene miedo en discutir con su hijo, e inclusive por evitar estas situaciones prefiere que su hijo le grite sin importarle la presencia de otras personas.

Aplicando esta educación a sus niños siendo padres permisivos, tendrá como resultado que logre obtener un niño con carácter independiente, activo y con alto grado de autoestima, sin embargo en la mayoría de los casos lamentablemente se llega a formar un niño agresivo e impulsivo así como rebelde y que conforme va creciendo tendrá dificultades para hacer amistad con otros niños de su edad, además que será un niño conflictivo en la escuela y no sabrá asumir responsabilidades.

Como bien sabemos todos los niños dependen de sus padres para satisfacer necesidades de alimentos, techo y comida, y la única forma que cuenta para pedir auxilio o ser escuchado es el llanto, lo cual no debe extrañarle que al haberlo hecho esto tantas veces, cuando crezca y aún quiera seguir imponiendo su voluntad, usara las lagrimas para conseguir lo que desee. Es importante ser padres que saben decir “no” y explicar tranquilamente a sus niños que no siempre van a conseguir lo que desean ya que de no ser así, ser padres permisivos los hará llegar a perder el control y ser victimas de chantaje o manipulación infantil.


Escribe un comentario