Niños y televisión, peligrosa combinación


 

 Un estudio realizado por la Universidad de Valencia revela que un 30% de los menores en España, pasa más tiempo delante de la televisión que en el colegio.

La televisión se trasforma en la primera actividad de ocio para los niños por encima de las actividades deportivas, al aire libre, o las artes plásticas, así como la lectura y la música.

De sobra conocidos son los efectos adversos de la sobre exposición a la televisión por parte de los menores, es importante que los padres tomen conciencia de los mismos a fin de establecer horarios y límites de acceso a la televisión por parte de los niños especialmente, en edades entre los 4 y los 13 años donde las estadísticas arrojan el aterrador dato de cerca de 1000 horas anuales de exposición a la televisión.

España vuelve a ocupar un puesto de honor en relación con la Unión Europea y para un dato totalmente negativo para el desarrollo de los más pequeños. Cerca de un millón de niños están expuestas diariamente a la televisión a partir de las 22: 00 horas.

Sin embargo y aunque las estadísticas hablen por sí solas, no son los únicos datos alarmantes:

  • Únicamente un 30% de los padres en España saben lo que ven sus hijos
  • Un 32% de los niños tienen televisión en su habitación desde los 4 años

Con estos datos, es fundamental recordar que el uso abusivo de la televisión puede provocar los siguientes problemas en el desarrollo de los niños y adolescentes:

  • Minimiza la capacidad para crear pensamientos complejos
  • Potencia el sedentarismo, gran aliado de la obesidad infantil
  • Fomenta la sobre exposición a la violencia, lo que puede mermar la seguridad en si mismo al no ser capaces de discriminar entre la ficción y la realidad
  • Minimiza la capacidad para el desarrollo de la imaginación
  • Elimina la posibilidad de adquirir hábitos sanos de toda índole; alimentación, estudio, lectura, etc.…

Conviene prestar atención a estos datos y establecer unos horarios delimitados de acceso a la televisión por parte de los más pequeños. Se recomienda no tener una televisión dentro de la habitación así como saber exactamente el tipo de programas y espacios publicitarios a los que tienen acceso los menores mientras ven la televisión.

De igual forma y como conclusión, el fomento de la lectura y la música, es una alternativa sana a la exposición de los menores a la televisión.


Escribe un comentario