Nosotras parimos… y nuestros bebés deciden “cuándo”, ¿o no?

nacer-horario-laboral

Parto= “proceso fisiológico único con el que la mujer finaliza su gestación a término… Su inicio es espontáneo, se desarrolla y termina sin complicaciones, culmina con el nacimiento y no implica más intervención que el apoyo integral y respetuoso del mismo”. Este texto se encuentra en la web de la Federación de Asociaciones de Matronas de España. A la definición de parto fisiológico (normal) podríamos añadir que “la mayoría de partos pueden ser normales, salvo que se demuestre lo contrario” (EPEN).

Y sin embargo, en nuestro país aún persiste la herencia del ginecólogo como personaje central de un parto (cuando en realidad deberían serlo la madre y el bebé), y – además – como si se tratase de una burla, dá continuamente indicaciones a la mujer que está pariendo. Este modelo no es universal, y de hecho la propia Organización Mundial de la Salud, declaró como ineficaces algunas prácticas en la atención al parto, entre las que se encuentra la rotura artificial de la bolsa. La mayoría de los partos se iniciarían entre las semanas 37 y 42, estando el bebé en cefálica, siendo cualquiera de estos procesos de bajo riesgo. Antes de proseguir con esta entrada, recuerdo aquella que recientemente Nati nos ofreció sobre Violencia Obstétrica. Y ahora sí… El Parto Es Nuestro, denuncia que en la Comunidad de Madrid, “nacer en horario laboral se ha convertido en lo habitual durante los últimos 30 años”.

O sea, en función de los intereses y de la agenda del personal que atiende partos, el problema es que no hablamos de procesos patológicos, sino de nacimientos, y las mujeres queremos que se desarrollen de forma normal y con el mínimo posible de interferencias. De no ser así, es de esperar que podrían ocurrir complicaciones tanto en las mamás como en los bebés, porque (recuerdo) “el parto es un proceso fisiológico”.

nacer-horario-laboral2

Tú parirás, pero yo te diré cuando.

Pero… ¿y qué pasa con las posibles complicaciones? ¿quién nos restaura a las madres las consecuencias de la desatención a nuestros derechos? Lo más doloroso de todo eso es que las mujeres no son debidamente informadas en muchas ocaciones, informadas sobre “qué pasa cuando se programa una cesárea”, “¿qué consecuencias tiene aplicar oxitoxina sintética?”. Y si es humillante que no nos informen, no tengo palabras para expresar lo que siento cuando descubro que tampoco nos piden consentimiento para realizar muchas intervenciones.

Si el bebé no nace cuando está maduro para hacerlo, aumenta el riesgo de lesiones como la episotomía o cortes de bisturí en el bebé, además de problemas respiratorios u otras consecuencias “colaterales” como fracasos en la lactancia.

Teniendo en cuenta que las festividades no son en sí mismas una complicación obstétrica, cabe preguntarnos por esa “evitación” de atender partos en fechas señaladas como el 15 de agosto, o simplemente en domingo. Así que la asociación El Parto es Nuestro insta a servicios de ginecología y obstetricia en atención primaria y especializada a:

hacer-horario-laboral4

  • Considerar el embarazo y parto como un proceso fisiológico y respetar este proceso como tal.
  • Limitar las programaciones de partos a las estrictamente necesarias, eliminando las festividades y fines de semana de la lista de motivos.
  • Facilitar la organización hospitalaria de modo que los fines de semana y días festivos sean igual de seguros para parir o nacer que los días laborables.
  • Elaborar y publicar estadísticas por hospitales, tanto públicos como privados, que permitan conocer el porcentaje de partos inducidos y cesáreas programadas de cada centro, de forma que las mujeres puedan basar su elección en información relevante.
  • nacer-horario-laboral3

    Nacer en horario laboral.

    Así se llama el informe, y para estudiar la evolución de los nacimientos en relación con el día en el que se “interviene” para acelerar el parto, se han analizado los nacimientos en la Comunidad de Madrid (y entre 1975 y 2010) con datos de la estadística MNP y del INE. Se observa cómo cada vez toman importancia las fechas claves como días festivos y puentes, constatando que en 2010 se impuso el horario laboral a la fisiología del parto.

    Ocurre un fenómeno similar en otros países como Estados Unidos (menos nacimientos el 4 de julio o el 25 de diciembre), Inglaterra / Gales, Nueva Zelanda (pocos nacimientos en Navidad, Año Nuevo y 6 de febrero, que es festivo nacional), entre otros.
    Aquí tenéis toda la información sobre la campaña.

    Imágenes — Wellcome Images, koadmunkee


Categorías

El bebé, Embarazo
Etiquetas

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Escribe un comentario