1

¿Cómo enseñar a los niños buenos hábitos alimenticios?

Las estadísticas de obesidad infantil, cada vez más preocupantes, son sin duda un reflejo claro de que algo está ocurriendo con la educación nutricional de nuestros menores. Los padres se preocupan porque los niños aprueben las matemáticas o el inglés en los colegios pero…. ¿qué hay de la educación alimenticia?

A pesar de la lucha de algunos, se trata aún hoy de una asignatura pendiente erróneamente olvidada. Y es que la salud futura de los niños dependerá en gran medida de los hábitos de nutrición que adquieren prácticamente desde la cuna. Así, todos los especialistas aconsejan transmitirles desde muy pequeños la importancia de “comer bien”, de comer sano. El problema es que no siempre sabemos cómo conseguirlo.

He aquí una pequeña guía que puede ayudar a los padres en este sentido:

  • Una buena idea consiste en ir con los niños al supermercado y explicarles los diferentes tipos de alimentos que existen, contarles cuáles son más idóneos para la salud, etc.
  • Hacer que entiendan que hay que comer de todo pero en las cantidades adecuadas (no todos los días se pueden comer papas fritas o pasteles). Para ello puedes mostrarles un dibujo de la ‘Pirámide de Alimentación Saludable’ y tratar de explicársela de manera que ellos la puedan comprender.
  • Que el momento de la comida se convierta en un momento importante de día, con sus reglas propias: lavarse las manos, los buenos modales en la mesa, la importancia de comer despacio y con tranquilidad…
  • También es importante que los niños utilicen sillas a su medida, y utensilios (vasos, cubiertos…) que puedan usar cómodamente.
  • Siempre que sea posible es muy interesante que los niños colaboren en la elaboración de las recetas (por supuesto, con supervisión de los adultos). Asimismo deberán implicarse también a la hora de poner la mesa, recogerla después de comer…
  • No olvides incluir en las recetas diferentes sabores, colores, texturas, consistencias e intentar dotarlas de una presentación atractiva que estimule la ganas de comer de los niños (especialmente en el caso de los alimentos que menos les suelen gustar como las verduras, el pescado…).
  • Existen cuentos y DVD sobre nutrición y alimentación saludable dedicados a los más pequeños que también pueden ser un gran apoyo.
  • La hora de comer debe ser lo más distendida posible, sin la TV como ruido de fondo.
  • Nunca es bueno utilizar la comida como premio o castigo para los niños.
  • Si el niño tiene sobrepeso evita ponerlo a dieta por tu cuenta con duras restricciones en su alimentación. Es mejor acudir a un profesional (médico, nutricionista…) y que él os aconseje sobre la terapia más adecuada.
  • No olvides que el sedentarismo en los niños aumenta más aún el riesgo de obesidad por lo que deberás promover el ejercicio, si es en familia mejor: montar en bici, senderismo durante los fines de semana, etc.
  • Lo más importante de todo: el adulto deberá dar ejemplo en cada situación. De nada sirve decir al niño que debe comportarse de un modo si después los padres actúan en sentido contrario.

Un comentario

  1.   DOUDOUH dijo

    yo creo que todo de lo que se habla es totalmente correctoy deberia ser asin la vida de los niños

Escribe un comentario