Obesidad infantil – II

niña obesa

Según especialistas en la materia, los cambios alimenticios y los nuevos patrones de vida, vienen siendo las principales razones del aumento de la obesidad. Esto quiere decir, que las costumbres alimenticias y las actividades cotidianas de los padres contribuyen con que sus hijos muestren cuadros de sobrepeso.

A la mayoría de los padres dividen su tiempo entre las actividades laborales y domesticas, les resulta más práctico ofrecer a sus hijos comidas de rápida preparación, recurriendo a alimentos industrializados, como los nuggets, hamburguesas y cosas de este tipo, además de aquellos alimentos consumidos en los “famosos” Fast Food. Esto, se convierte en costumbre y definitivamente en un mal hábito alimenticio, ya que estos alimentos resultan atractivos, pero carentes de los nutrientes y vitaminas que los niños requieren para un crecimiento fuerte y saludable. Estos padres, de manera inconsciente se preocupan por saciar el apetito de sus hijos, sin fijarse que a futuro, están dañándoles la salud.

Un error muy común, tanto de padres como abuelos, es la exagerada preocupación por la cantidad de alimentos que comen los niños. Elaboran menús sin repara en controles con respecto a las grasa, azúcar y demás ingredientes que por lo general contribuyen a engordar a quienes los consumen. Si bien es cierto, hoy se dispone de mayor información nutricional, es también cierto, muy pocos padres se interesan en esta.


Un comentario

  1.   Angélica Hernández dijo

    Hola!, Soy Nutricionista y quede muy gratamente sorprendida con los platos de rostros, lo considero un material excelente para promover la alimentación en los niños, quisiera averiguar cómo podría adquirirlos.

    Agradezco la información..

Escribe un comentario