Parto en la casa

Muchas parejas deciden optar por métodos más íntimos y naturales de ser padres, por eso hay una gran número de mujeres que deciden tener un parto domiciliario, en la bañera o en la cama de su casa.

Este método tiene sus pro y sus contras. Entre los beneficios del parto casero está el hecho de que el nacimiento no se concibe como un acto médico ni se vive en un lugar frío como es un quirófano. Además, no hay reglas que impidan por ejemplo que dos o tres familiares estén presentes durante el parto.

Entre las contras de recibir a nuestro bebé en el propio hogar hay que contar el riesgo de complicaciones. A menudo, las parejas que optan por este método son asistidas por una partera que va hacia el domicilio y muchas veces se contrata un servicio de ambulancias para que aguarden en la puerta por si se produce una complicación durante el parto. Lamentablemente, en algunos casos el traslado pone en riesgo a la mamá o al bebé.

Si bien es ésta una decisión que debe tomar cada pareja, hay que tener en cuenta que la seguridad que nos da un centro hospitalario no será nunca igual a la que podremos tener en una casa.

Fotos vía Cuidado infantil


Escribe un comentario