Pilates para embarazadas (II)

pilates

Si usted ya tiene algún conocimiento de Pilates, sería ideal poder tomar una clase de Pilates prenatal o trabajar directamente con un instructor.  Sin embargo, hay una serie de DVDs, vídeos y libros que pueden apoyar su práctica.

Alimentos, Agua y Energía, Usted ya está comiendo por dos, pero si el ejercicio le está quemando más calorías y perdiendo agua por la transpiración, entonces Ud. tendrá que aumentar su ingesta de calorías y mantenerse hidratada.

Las clases de Pilates pre-natal no son particularmente arduas, pero usted debe asegurarse de prestar atención a su cuerpo y al bebé.  Su nivel de energía irá cambiando y no querrá más continuar, por eso es importante una buena alimentación y trate de no hablar ya que eso también la agota, y frene las veces que sea necesario. Otros signos de que usted necesita tomar un descanso son mareos, sensación de desmayo, náuseas, las carreras de corazón, falta de aliento, las contracciones uterinas, sangrado o fugas de líquido, y dolor de cabeza.

Cambio en su cuerpo, a medida que su bebé crece su centro de gravedad se desplazará.  Usted puede notar que necesitará ser un poco más cauto al hacer ciertas cosas que está muy acostumbrada a hacer, como llegar arriba y abajo cuando los ejercicios así lo soliciten.

Los cambios hormonales durante el embarazo, promueven la flexibilidad en las articulaciones y los músculos. Las mujeres experimentan más tensiones a sus músculos y ligamentos durante este tiempo porque sus cuerpos están sabiamente preparados para hacerlas más “elásticas”.  Usted deberá estar segura de no extenderse demasiado.


Escribe un comentario