Pruebas Prenatales Especiales

Ya hemos mostrado todas las pruebas prenatales básicas durante el embarazo. Aquellas son las que hay que hacer si o si. Hoy le vamos a hablar acerca de aquellas pruebas prenatales que son especiales y que muestran malformaciones del feto, alteraciones cromósomicas, enfermedades, etc.

Estas pruebas son:

  • Perfil Torch: Detecta anticuerpos formados por el contacto con algún microorganismo que genere infecciones agudas como toxoplasma, rubéola, citomegalovirus, herpes simple y otros. Consiste en buscar anticuerpos contra enfermedades provocadas por esos microorganismos. No es de rutina, sino que se solicita cuando hay factores de riesgo específicos, por ejemplo cuando la mujer embarazada convive con gatos o ha estado en contacto con personas enfermas de rubéola. Permite actuar frente al riesgo de que esas infecciones interfieran con el desarrollo fetal.

  • Amniocentesis: Detecta malformaciones causadas por alteraciones cromosómicas, Trisonomía 21 (Síndrome de Down), Trisonomía 18 y Trisonomía 13, entre otras. Mediante una punción en el abdomen de la madre, con una aguja delgada y bajo guía ecográfica, se obtiene una muestra de líquido amniótico que rodea al bebé. En la actualidad es la prueba más confiable para detectar alteraciones cromosómicas, con un margen de acierto cercano al 100%. Debe realizarse entre las semanas 15 y 18. El riesgo es que se produzca un aborto por ruptura de membranas, infección, lesión fetal, entre otras complicaciones, aunque esto sucede apenas en el 0.5 a 1% de los casos. Después del procedimiento algunas mujeres experimentan dolor, sangrado ligero o pérdida de líquido amniótico. Esta prueba permite conocer tempranamente alteraciones cromosómicas importantes y diagnosticar ciertos defectos cardiacos en el bebé.
  • Determinación de anticuerpos antifosfolípidos: Detecta enfermedades inmunológicas que pueden causar muerte fetal, como las que producen los anticuerpos antifosfolípidos. Se toma una muestra de sangre de la madre, para buscar la presencia de anticuerpos que puedan ocasionar padecimientos como afecciones vasculares, entre otros. Debe realizarse sólo cuando el médico lo determine, ante la sospecha de alguna enfermedad inmunológica, o cuando la madre haya tenido embarazos previos en los que haya habido muerte fetal. Esta prueba facilita el tratamiento oportuno de ciertas alteraciones de tipo inmunológico.
  • Cuádruple marcador: Detecta defectos del tubo neural y alteraciones cromosómicas como Síndrome de Down. Se toma una muestra de sangre de la paciente y se analiza en el laboratorio con cuatro reactivos, que permiten identificar alteraciones. No es una prueba específica, en caso de resultar positiva, la paciente debe someterse a pruebas específicas más agresivas como la amniocentesis para confirmar el diagnóstico. Debe realizarse entre las semanas 15 y 18. Permite saber si hay riesgo de que el bebé padezca Síndrome de Down o espina bífida. Es una prueba muy útil, pero su costo es alto.
  • Doppler: Detecta alteraciones hemodinámicas en el bebé. Es un tipo de ultrasonido con un aditamento especial que permite valorar los flujos sanguíneos de las arterias importantes, entre ellas la umbilical y las cerebrales. Debe realizarse en el primero y tercer trimestre, cerca de terminar el embarazo. No tiene ningún riesgo, pero debe evitarse durante las primeras semanas. Gracias a este estudio es posible actuar oportunamente en caso de sufrimiento fetal u otras alteraciones hemodinámicas.

Escribe un comentario