Estrategias para los padres cuando su hijo es víctima de acoso escolar

acoso escolar

Si eres un padre o una madre preocupado por el acoso escolar, es muy importante que primero reconozcas cuáles son las señales tanto si tu hijo es víctima como agresor. Esto es muy importante para poder saber cómo actuar. Estar alerta y ser observador es fundamental, ya que las víctimas a menudo no quieren informar sobre lo que les está ocurriendo.

Muchas víctimas no informan a sus padres o maestros porque sienten vergüenza o humillación por sufrir de intimidación. Estar alerta es fundamental ya que las víctimas pueden no decir nada, pueden asumir que los adultos van a acusarlos de acusar o les dirán que lo solucionen porque son ‘cosas de niños’, pero no, no son cosas de niños. Algunas víctimas creen que no hay nada que los adultos puedan hacer para conseguir que el agresor pare.

Naturalmente, los agresores no cuentan sus fechorías con sus padres o con sus maestros… no van a decir que están haciendo la vida imposible a un niño o niña y siempre negarán su participación en actos de este tipo. Por este motivo, resulta primordial que tanto profesionales educativos como padres y madres estén atentos. 

Señales de que tu hijo es una víctima

  • Viene de la escuela con la ropa rota
  • El material escolar se le pierde o se le rompe
  • Aparece heridas o golpes
  • Tiene dolores de cabeza o de estómago -u otros síntomas-
  • No quiere ir por el mismo camino hacia la escuela
  • Tiene pesadillas o llora
  • Pierde interés en la escuela
  • Está triste o deprimido
  • Tiene cambios de humor
  • Parece que tiene pocos amigos o que no tiene ninguno

acoso escolar

Señales de que tu hijo es agresor

  • Tiene una fuerte necesidad de dominar y someter a los demás
  • Se reafirma a sí mismo con el poder y amenazas para conseguir lo que quiere
  • Intimida a sus hermanos o niños en el vecindario
  • Hace alarde de su superioridad real o imaginada con respecto a otros niños
  • Suele tener genio, que se enfada fácilmente, es impulsivo, y tiene una baja tolerancia a la frustración
  • Tiene dificultad para cumplir las normas y las adversidades
  • Tiene una conducta de oposición desafiante y agresiva hacia los adultos, incluidos profesores y padres
  • Tiene un comportamiento antisocial o criminal (como robo o vandalismo)
  • No le da importancia a cosas de la escuela

¿Qué pueden hacer los padres de la víctima?

Si sabes o sospechas que tu hijo está siendo acosado pero en la escuela parece que no saben nada al respeto, entonces deberás comunicarte directamente con el maestro de tu hijo de inmediato. Ten en cuenta que tu objetivo es conseguir una cooperación de la escuela para detener el acoso escolar que está padeciendo tu hijo.

Aunque estés afectado emocionalmente por la situación, es importante que consigas la cooperación de la escuela sin montar ningún espectáculo emocional. Aunque quieras que a los involucrados del acoso escolar se les castigue severamente, lo que importa más que el castigo es que se ponga fin al acoso escolar lo antes posible.

acoso escolar

Actitud y acciones

  • Escucha a tu hijo
  • Sé comprensivo y toma en serio el problema. No reacciones de forma exagerada o de forma insuficiente
  • No culpes a la víctima
  • Su hogar es un refugio, permite que se sienta bien
  • Busca un profesional de la psicología si piensas que tu hijo lo necesita
  • Anima a tu hijo a hablar contigo
  • Pasa tiempo con tu hijo, dale tu apoyo y tu aliento de forma constante. Hazle saber que le amas a menudo

Enseña estrategias de seguridad en los niños

  • Devolver el golpe no debe ser el consejo.
  • Anima a tu hijo a alejarse y a avisar a un adulto siempre que sienta que alguien puede hacerle daño
  • Habla sobre los métodos seguros para evitar situaciones peligrosas. Por ejemplo, buscar un lugar seguro como una tienda para encontrar refugio si está siendo perseguido, ir siempre acompañado, dale un número de teléfono para que llame siempre que tenga miedo y pida ayuda en una situación de acoso.
  • Enseña a tu hijo a informar sobre lo que ocurre a los adultos de forma eficaz: qué es lo que le están haciendo, quién lo hace, qué ha hecho para intentar resolver el problema, qué necesita por parte del adulto para detener al agresor.
  • Idear estrategias y practicar con tu hijo para que sepa qué hacer y cómo actuar cuando no estés a su lado.

Trabajar en una buena autoestima

  • Es importante educar a los niños acerca del acoso escolar y de los agresores, ayúdale a que ponga el problema en perspectiva y que no lo tome como algo personal.
  • Enseña a tu hijo a caminar por la calle de forma segura
  • Trabaja con tus hijos las habilidades sociales o que sea un profesional quien le ayude
  • Identifica y estimula los talentos de tus hijos y sus atributos positivos
  • Anima a tu hijo a hacer nuevos amigos
  • Un entorno nuevo puede ser una nueva oportunidad
  • Proporciónale apoyo y estímulo
  • Anímale a hacer ejercicio físico para trabajar la salud emocional y la relación con los demás

acoso escolar

¿Cuándo tienes que hablar con las autoridades?

Si el acoso se produce en la escuela, entonces la responsabilidad principal para lograr este objetivo recae en los trabajadores de la escuela. Es importante, sin embargo, que los padres de la víctima colaboren con la escuela para implementar un plan acordado para resolver el problema.

Si tu hijo ha sido víctima de acoso en la escuela, he aquí algunas sugerencias para reportar el problema a las autoridades escolares:

  • Después de hablar con tu hijo, pero antes de ponerse en contacto con el personal escolar, anota los detalles de las situaciones de acoso.
  • Ten cuenta las fechas y los nombres de los niños que participan. Trata de ver la situación objetivamente y determinar la forma en que es grave.
  • Tu hijo puede resistirse a su participación si teme represalias por parte del agresor. Si es así, explica a tu hijo que la mayoría de las situaciones de intimidación requieren intervención de un adulto para resolver el problema. Hazle saber exactamente quién va a hablar y con quién.
  • Ponte en contacto con el personal escolar para encontrar una solución y poner fin a la intimidación.En primer lugar compartir el problema con el maestro y trabajar juntos para decidir cómo abordar el problema. Si el maestro no es capaz de resolverlo, ves al director y haz una solicitud formal por escrito para conseguir el fin del acoso escolar.
  • No te comuniques con el agresor o la familia del agresor directamente.
  • Mantén un registro permanente de las fechas más incidentes de intimidación y las acciones que toma para ayudar a tu hijo a lidiar con la intimidación. Informa a la escuela de los incidentes que ocurran.
  • En casos más graves, cambia a tu hijo de escuela -que reciba antes y durante atención psicológica- y acude a la policía y contrata los servicios de un abogado.

Escribe un comentario