Puerperio. Todos los cambios que nos esperan tras el parto

naciendo-mi-beb

Nuestro bebé ya ha nacido, ahora tenemos que afrontar una etapa complicada, llena de cambios, sentimientos encontrados y miedos.

El puerperio es el periodo de tiempo que transcurre desde que termina el parto hasta el momento en que tenemos la primera menstruación aproximadamente.

En este tiempo nuestro cuerpo va a sufrir una serie de transformaciones físicas y psicológicas hasta volver al estado que tenía antes del embarazo, o quizá nunca volvamos a ser como antes del embarazo, pero ¿Quién dice que esto sea malo?

primeros-dias-en-casa

Etapas del puerperio

Según todos los expertos podemos distinguir tres etapas, cada una de ellas con unos cambios y características diferentes.

Puerperio inmediato

Tiempo que transcurre desde el parto hasta las primeras 24 h. Es en este tiempo cuando mas vigilancia necesita la mujer que acaba de parir, porque es ahora cuando pueden ocurrir las complicaciones mas graves.

El útero debe contraerse muy potentemente, para evitar sangrados excesivos, cuando sale la placenta lo notaremos como una zona dura entre el ombligo y el pubis.

En las primeras dos horas de vida de nuestro bebé es ideal que iniciemos la lactancia materna. Nos ayudará tanto a estimular la producción de leche como a liberar hormonas necesarias para que el útero vuelva pronto a su forma y tamaños previos al embarazo.

Puerperio clínico

Desde el día 2 hasta el día 10 posparto.

Pasadas las primeras 24 horas postparto encontraremos el útero a la altura del ombligo o algo por encima. A partir de ese momento desciende a un ritmo de un centímetro al día aproximadamente, de forma que al finalizar esta etapa se encuentra ya a la altura del pubis.

Es el periodo en el que los cambios hormonales son mas bruscos. También es el momento en que nuestro estado de ánimo es mas vulnerable y puede aparecer la “maternity blues” o tristeza puerperal.

Es también el periodo en el que se instaura la lactancia materna. Al principio en nuestras mamas hay calostro, pero al final de este periodo ya tenemos leche. En este enlace te cuento todo lo que necesitas saber para que el inicio y mantenimiento de la lactancia materna sea mas sencillo y exitoso.

Puerperio tardío

A partir de los 10 días postparto hasta que las estructuras del aparato reproductor y genital vuelven a su situación anterior. La famosa “cuarentena”.

Es un momento de cambios mas tranquilos. Empezamos a entendernos con el bebé y cada día nos encontramos mejor. Pasadas unas semanas empezamos a disfrutar, realmente, de la maternidad.

Aunque, en teoría, es un periodo que termina al tener la menstruación no siempre es así. Cuando damos lactancia materna la menstruación puede demorar varios meses en aparecer.

virus-del-papiloma-humano

Cambios del puerperio

Los cambios mas llamativos del postparto podemos dividirlos en cambios hormonales, físicos y psicológicos.

Cambios hormonales

Los cambios hormonales son muy bruscos en el postparto. Es necesario que aparezcan nuevas hormonas que estimulen la producción y salida de la leche y que volvamos a tener las hormonas femeninas en cantidad normal para que se reanude nuestro ciclo menstrual.

Los estrógenos.

Descienden bruscamente tras el parto, pero vuelven a aumentar al final del puerperio, aunque si damos lactancia materna pueden tardar mas.

Hormonas FSH y LH

Son prácticamente indetectables los 10/12 primeros días, después depende de la lactancia.

Hormonas placentarias

Desaparecen, bruscamente, en el momento en que termina el parto.

Prolactina

Es necesaria para estimular la secreción de leche. Se eleva tras el parto, pero necesita el estímulo de la succión y el vaciado de la mama por parte del bebé para mantener sus niveles y que se mantenga la producción de leche.

Oxitocina

Necesaria tanto para que el útero se contraiga y vuelva a su posición como para que la leche salga de la mama cuando el bebé succiona. También se estimula con la succión del bebé.

gastroenteritis

Cambios físicos

Vuelta del útero a su situación previa.

Desde el momento del parto el útero debe contraerse firmemente para evitar sangrados y poco a poco ir perdiendo tamaño, para pasar de un peso y longitud de 1500gr y 32 cm que mide al final de embarazo a los 7/8 cm y 60/80 gr que tiene habitualmente.

Nosotras podemos ayudar a nuestro cuerpo a realizar este gran cambio. Dar lactancia materna, levantarnos y caminar lo antes posible y vaciar periódicamente la vejiga son factores que podemos controlar y favorecen que nuestro útero vuelva pronto a su lugar, disminuyendo el riesgo de hemorragias e infecciones.

El endometrio o cara interna del útero

Es una zona mucosa, que nuestro cuerpo hace que cada mes, crezca de tamaño y se prepare para ser la “cuna” de un posible embarazo. Durante las primeras semanas aporta todos los nutrientes que el futuro bebé necesita.

Durante el embarazo crece y en él se implanta la placenta, dejando después del parto una zona llamada “lecho placentario” que tardará mas en cicatrizar que el resto del endometrio.

Durante la primera parte del puerperio tiene que desaparecer esa mucosa que ha dado cobertura al embarazo, destruyéndose y siendo expulsado el exterior en forma de Loquios.

A partir del 5º día se empieza a regenerar esa zona interna del útero y desde el día 25 hasta el 45 postparto se empieza a estimular por las hormonas habituales, haciendo que vuelva a tener su ciclo normal, salvo en caso de lactancia materna que el proceso de estimulación puede que no ocurra por la acción de las hormonas de la lactancia.

Entuertos

¿Quién no ha oído hablar a nuestras madres y abuelas de los famosos entuertos?

Los entuertos no son otra cosa que contracciones del útero con las que va volviendo a su aspecto normal. Son mas frecuentes en las mamás que ya han tenido mas hijos o en embarazos gemelares.

Son mas intensos los primeros días, incluso dolorosos y en el momento de la toma en caso de lactancia materna.

Loquios

Aunque muchas mujeres confunden este sangrado con una menstruación, en realidad, nada tiene que ver.

Con los loquios se expulsan todos los restos que han quedado en el útero tras el parto. Los restos del endometrio del embarazo, restos de sangre…Etc

Los primeros días tras el parto son de color rojo, porque tienen mayor cantidad de sangre.

Del 4º al 10º día postparto tienen un aspecto rosado. Tienen menos cantidad de sangre y mas de bacterias (no patológicas) o leucocitos.

Del 10º día hasta la 3ª o 4ª semana tienen un aspecto blanco o amarillento. Ahora lo que expulsamos son leucocitos y los restos de la curación de la herida placentaria (zona donde estaba colocada la placenta) y de la curación del resto de pequeñas heridas en nuestro canal del parto.

No hay una regla fija en cuanto a la duración del sangrado tras el parto. Lo importante es que veamos que la cantidad disminuye progresivamente y que el olor, aunque es peculiar y fuerte no es fétido ni desagradable.

bella-barriguita

Vagina, vulva y suelo pélvico

Poco a poco deben ir volviendo a la normalidad. Es importante comenzar la rehabilitación del suelo pélvico lo antes posible, realizando los ejercicios de Kegel.

Consulta a tu ginecólogo o matrona en los primeros días del postparto para que valoren las condiciones en las que se encuentra tu musculatura y te recomienden los ejercicios mas adecuados.

Pérdida de peso

Es este un tema que nos suele preocupar mucho, volver a nuestra figura lo antes posible. Aquí puedes leer como conseguir perder peso de una forma sana en el postparto.

Es importante no ser muy exigente, nuestro cuerpo ha pasado por un embarazo y un parto, es posible que nuestras medidas previas no sean fáciles de conseguir, pero eso solo significa que ahora nuestro cuerpo tiene otra forma y que poco a poco bajaremos de peso.

Cambios psicológicos

Durante el embarazo la mayoría de las mamás manifiestan su miedo al parto, pero idealizan la etapa posterior. Muchas veces soñamos con un bebé sonrosado y tranquilo que nos aporta una gran sensación de ternura…

Pero el bebé es una personita que debe adaptarse a muchos cambios, necesitamos tiempo para conocernos y entendernos. Y tiempo para adaptarnos a la nueva situación.

Etapas por las que pasa la mamá en el postparto

Según Reva Rubin ( si os interesa aquí tenéis su teoría) en el postparto la mujer pasa por tres etapas

Etapa de aceptación o periodo de conducta dependiente

En el primer día después del parto la mamá suele tener una actitud dependiente. Tiene muchas dudas y le cuesta tomar decisiones, así que suele dejarse guiar por terceras personas. Habla constantemente del parto, comparando sus expectativas con la realidad.

Etapa de apoyo o de transición de dependencia a independencia

En los siguientes dos o tres días la mamá, aunque se siente insegura, empieza a participar de forma activa en el cuidado del bebé, tomando decisiones independientes y empezando a asumir sus responsabilidades.

Es un periodo en el que empezamos a asumir el papel de madres, pero necesitamos que nos confirmen que lo hacemos bien…

Etapa del abandono o de adopción de nuevas responsabilidades

No hay un momento fijo, suele ocurrir una vez que llegamos a casa y nos encontramos solas con el papá y el bebé.

Ahora estamos en nuestro entorno y nos sentimos mas protegidas y capacitadas para asumir el control. La relación con nuestra pareja e incluso con nuestra familia evoluciona y cambia.

insomnio

Maternity blues

Normalmente, después del parto, aparece un sentimiento de euforia que poco a poco va desapareciendo y empezamos a sentir que todo el cansancio del parto cae sobre nosotras.

A esto hay que sumarle los tremendos cambios hormonales, que bruscamente, sufre nuestro cuerpo, el dolor, la falta de sueño, los sentimientos encontrados o el miedo y la ansiedad por la responsabilidad de criar un bebé hace que aparezca la figura de la “maternity blues” o tristeza puerperal.

Es un fenómeno normal y fisiológico, que aparece en forma de cambios de humor bruscos, abatimiento, llanto, sensibilidad exagerada o disminución del apetito.

Lo sufren el 80% de las madres. Suele aparecer en el tercer o cuarto día postparto y dura de 7 a 10 días.

Es importante que la familia esté pendiente de la mamá. Si el cuadro no desaparece en ese tiempo o los síntomas se hacen mas intensos es importante consultar con el médico para evitar que desemboque en una depresión postparto.

Establecer el vínculo con nuestro bebé

El vínculo es un sentimiento de unión y apego. Para crearlo es necesario que los papás pasen mucho tiempo con el bebé.

El tacto, el contacto visual, el reconocimiento de la voz o el olfato son fundamentales para estimular la creación de ese vínculo.

Abrazar al bebé, hablarle, cantarle, tenerle en brazos todo el tiempo posible, identificar reflejos del niño como actos voluntarios (como cuando aprieta nuestro dedo), llamarle por su nombre o acariciarle es fundamental para que nos empecemos a reconocer como parte unos de otros.

Es fundamental que si el bebé tiene hermanos los hagamos participes de estos momentos, no negándoles el acariciar al bebé ni apartándoles del nuevo miembro de la familia.


Categorías

Embarazo, Salud

Nati Garcia

Soy matrona, madre y desde hace un tiempo escribo un blog. Me preocupan mucho todo lo relacionado con la maternidad, la crianza y el crecimiento... Ver perfil ›

2 comentarios

  1.   Macarena dijo

    Que post tan interesante Nati. Mira, de entrada quiero resaltar esta frase porque me parece importantísima: “o quizá nunca volvamos a ser como antes del embarazo, pero ¿Quién dice que esto sea malo?”. Yo también soy de las que piensa que no hay nada de malo en no volver a ser las de antes, pero es que en realidad no lo somos, ¡nos hemos transformado tanto! que en lugar de verlo como una losa, deberíamos sentirnos orgullosas y poderosas pues hemos gestado una vida y traído al mundo a una criatura, que no es poco.

    La teoría de Reva Rubin es apasionante, las etapas por las que pasamos, incluido ese Maternity Blues… ¡ay la euforia! es tan emocionante como corta 🙂 , pero me encantó sentirla y disfrutarla.

    A mí, durante la cuarentena y con el mayor me pasó algo muy curioso y que me provoca aún una emoción intensa… Me costó y no me costó establecer el vínculo. me costó porque nació por cesárea, y no me costó porque soy muy cabezona y hasta que no me lo propuse… Pero a lo que voy: estaba yo tan sumergida en esa nueva etapa de mi vida que un día por la calle encontré a un amigo que colaboraba conmigo en un proyecto laboral, y al verlo me di cuenta de que si no hubiera sido por ese encuentro fortuito, probablemente habría seguido algunas semanas más sin saber exactamente quién era yo antes <3 . Lo recuerdo con mucho cariño porque creo tan necesario que mamás y bebés estén muy juntos y se conecten, y sé que muchas tienen tantas dificultades, es una pena; afortunadamente no me ocurrió.

    Un abrazo y felicidades por el post.

    1.    Nati Garcia dijo

      Reconozco que en la etapa del puerperio es la que mas me gusta tratar a la mujer. Muchas compañeras y compañeros prefieren el embarazo, pero yo creo que cuando mas ayuda necesitamos es ahora, tras el parto. Aprender a querernos y darnos la importancia que tenemos, la evolución de ser la hija a ser la madre…Entender que hemos hecho algo muy grande y entender que somos las mismas y no lo somos. Es una transición que cuesta hacer.
      Muchas gracias Macarena y un abrazo.

Escribe un comentario