0

La influenza porcina y el embarazo

Si estás embarazada, debes tomar precauciones especiales para evitar el contagio de la gripe porcina o influenza N1H1. Esta enfermedad es transmitida por un virus que se transmite (valga la redundancia) por secreciones y, debido a que las mujeres embarazadas suelen tener las defensas más bajas, es muy importante que sigan las recomendaciones para evitar el contagio:

  • Mantenerse alejadas de las personas que tengan una infección respiratoria.
  • No saludar dando besos, ni dando la mano.
  • No compartir alimentos, vasos o cubiertos.
  • Ventilar y permitir la entrada de sol en todos los lugares cerrados.
  • Mantener limpios los objetos de uso común como teléfonos, juguetes, picaportes, baños etc.
  • Abrigarse y evitar cambios bruscos de temperatura.
  • Comer frutas y verduras ricas en vitaminas A y C (zanahoria, naranja, mandarina, lima, limón, piña, papaya etc.).

  • Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón.
  • Evitar la exposición a contaminantes ambientales.
  • No fumar en ningún caso, pero especialmente en lugares cerrados ni cerca de niños, ancianos o enfermos.
  • Acudir al médico inmediatamente en caso de presentar un cuadro de fiebre alta de manera repentina, tos, dolor de cabeza, muscular y de articulaciones.

En caso de que te afecte esta enfermedad, lo más importante es que no te automediques. Consulta con un médico para que junto a él comiences un tratamiento. Como este virus s mutante, aún no está determinado que pueda traspasar la barrera placentaria, contagiando al feto.

Si tienes síntomas de gripe, como fiebre mayor de 38°C que se presenta de forma repentina, tos frecuente e intensa, dolor de cabeza, falta de apetito, congestión nasal y malestar general acude a tu medico o a urgencias.


Escribe un comentario