Semana 14 de embarazo: ¡Adiós a las náuseas!

Semana-14-embarazoImagen (1)

La semana pasada veíamos como el feto iba madurando su esqueleto y la madre embarazada empezaba a ganar peso; ahora nos vamos a introducir en la Semana 14 de Embarazo, ya en el segundo trimestre, y aunque tu bebé es aún pequeñísimo (de 8 a 9,5 centímetros) crece muy rápidamente y la diferencia de tamaño entre la cabeza y el cuerpo va desapareciendo.

Si pudieras ver el interior de tu útero descubrirías un ser muy pequeño recubierto por una piel cada vez menos fina y por un vello que llamamos lanugo; seguro que se te escaparía una sonrisa al comprobar que también mueve músculos pequeños como los de la cara que también se desarrollan. Mover los labios, reflejo de succión, abrir la boca, etc; ¡siiiiii! lo has leído bien: labios, porque se han empezado a formar. En cuanto a ti, seguro que te has dado cuenta de que te cuesta acostarte boca abajo, deberás probar otras posturas cuando te vayas a dormir.

Los cambios en el bebé también incluyen la formación de las pestañas y la especialización de la lengua, que ya tiene papilas gustativas. Ya sabes que es la placenta la que se encarga de proveer nutrientes al feto, aunque ingiere con frecuencia el liquido en el que está sumergido, así que sus intestinos también funcionan y se mueven de forma involuntaria.

Semana 14 de embarazo: cambios en la madre.

Semana-14-embarazoPortada (1)

Las emociones están presentes durante todo el embarazo, y hay mujeres que viven el primer trimestre con cierta preocupación, ¿estará bien el bebé? ¿tendré problemas los próximos meses? Relájate, es el momento de empezar a confiar de verdad en ti misma y especialmente a en tu cuerpo. Libre de náuseas y de mareos vas a disfrutar muchísimo de los 2 trimestres que te quedan por delante.

Uno de los cambios más importantes que notarás es el crecimiento del vientre y una cintura más ancha, porque tu útero va siendo cada vez más grande. Es casi seguro que hayas comprado pantalones con goma en la cintura o de premamá ajustables. Además los pechos también se notan más sensibles y son de mayor tamaño, es un buen momento para comprar sujetadores especiales.

¿Encías que sangran?

Como volumen sanguíneo es mayor, es fácil que ocurra porque la zona es muy sensible y los vasos sanguíneos están muy cerca de la piel. No te preocupes por los sangrados espontáneos, eso sí: si es demasiado abundante, consulta con la matrona. La misma causa tiene el sangrado de la nariz.

Antes de contarte los cambios en el bebé debes saber que ¡por fin! recuperarás algo de energía y tendrás menos sueño, pero recuerda buscar posturas diferentes para evitar la incomodidad: por ejemplo de lado con la pierna de abajo estirada y la otra encogida, o las dos dobladas sobre el pecho y un cojín entre ellas.

¿Y qué hay de bebé?

El feto tiene 12 semanas de vida y está formado, a la espera de crecer en tamaño. Tiene mayor control sobre el sistema neurológico y poco a poco sus músculos van haciéndose fuertes.

Te dejamos este vídeo para que aprendas un poco más sobre este semana 14 de embarazo.

Por último recuerda que debes descansar siempre que lo necesites, beber agua en mayor cantidad que antes de quedarte embarazada y mantener una dieta equilibrada y saludable que te aporte todos los nutrientes que necesitan. No te obsesiones por el aumento de peso, pero intenta equilibrar la ingesta energética con ejercicio suave y practicado de forma habitual.

Y ahora sí, nos despedimos hasta dentro de unos días en los que te presentaremos la semana 15 de embarazo, que como es habitual llega cargada de ilusión y cambios.

 


Categorías

Desarrollo, Embarazo

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Escribe un comentario