Semana 3 de embarazo

Semana 3 de embarazo

Continuamos con nuestro especial “Embarazo Semana a Semana”: tras la semana 1 y la 2, llegamos a la fecundación. Uno de los procesos más maravillosos y fascinantes de la naturaleza es sin duda la fecundación. Más allá de la clásica imagen de la unión entre el óvulo y el espermatozoide, te gustará saber que este proceso encierra una serie de pasos asombrosos que nunca nos habían contado en clase, y que en “Madres Hoy” queremos revelarte.

Estamos en ese baile químico perfecto donde dos células sexuales o gametos van a intercambiar sus cromosomas, no sin antes efectuar la mejor y más hábil carrera donde un solo espermatozoide va alcanzar ese óvulo. Lo que pase después encierra el mayor misterio y desafío para la ciencia, ahí donde dos células pequeñísimas dan paso a una serie de trasformaciones para definir poco a poco eso que llamamos “vida”. Te lo explicamos.

La fecundación paso a paso

¿Sabías que un óvulo mide poco más de 0.135 ml de diámetro? Un espermatozoide es aún más pequeño, y de hecho, en cada eyaculación puede haber entre 120 y 600 millones de espermatozoides. Ahora bien, pero de entre todos ellos, solo unos 500 llegarán a esa fase donde va a acontecer la fecundación.

Veamos cada una de sus fases.

Se inicia un largo viaje.

Esta aventura tiene su inicio cuando el semen queda depositado en la vagina. Este lugar no es un entorno agradable, es demasiado ácido y por tanto, los espermatozoides se ven obligados a buscar un lugar más alcalino, pasando así desde el útero hasta las trompas de Falopio en un par de horas.

Una vez en las trompas de falopio, los espermatozoides pueden sobrevivir entre 48 a 72 horas. Así pues, la fecundación puede darse entre dos o tres días después de haber tenido relaciones.

Es en este trascurso donde se pierden gran parte de esos millones de espermatozoides, reducíendose a unos pocos afortunados que conseguirán atravesar la membrana
plasmática del óvulo para dar paso a la fecundación.

Durante este viaje los espermatozoides experimentan la pérdida parcial del revestimiento de sus cabezas. Esto se debe a una razón esencial muy curiosa: para que se puedan iniciar una serie de reacciones químicas imprescindibles para abrirse paso por el óvulo.

Fecundación del óvulo

Penetración de la corona radiada

Para entender mejor las etapas de la fecundación debemos imaginar el óvulo como una especie cápsula protegida a su vez por diversas capas. Una de ella, la más exterior es precisamente la corona radiada o radiada.

La corona radiada está formada por varias capas cuya función es la de aportar proteínas al óvulo.
Los espermatozoides llegan hasta aquí para iniciar entonces un complejo avance por entre todas las células foliculares que rodean esta estructura. Lo hacen gracias a un tipo de enzima que les permite abrir diversos túneles. ¡Es toda una lucha!

Llegada a la zona pelúcida

Los espermatozoides han pasado ya por la corona radiada y ahora se encuentran en una segunda barrera que deben cruzar. Lo harán gracias un tipo de enzima que va a generar cambios en el propio espermatozoide, originando lo que se conoce como reacción acrosómica.

En esta fase, no todos los espermatozoides van a reaccionar de este modo. La finalidad última es que aparezca un tipo de estructura muy concreta: el filamento acrosómico– ¿Su propósito? Muy sencillo, hacer contacto con la membrana celular del óvulo. El paso final…

Espermatozoide fecundando óvulo

La fusión

A pesar de que solo unos pocos espermios han alcanzado la zona pelúcida, esta batalla de supervivencia y reacciones enzimáticas va a permitir que la suerte acompañe a uno solo, aquel que pueda tomar contacto finalmente con la membrana plasmática del ovocito gracias al filamento acrosómico. Cuando sucede esto, se inician una serie de cambios fascinantes:

Las membranas empiezan a fusionarse a través de varios cambios iónicos donde se bloquea la adherencia de más espermatozoides al ovocito.

Aparece el llamado cono de fertilización, cuya finalidad, es permitir la entrada al citoplasma ovocitario la cabeza, pieza intermedia y cola del espermatozoide.

La fecundación ocurre cuando se fusionan los núcleos, tanto el de la cabeza del espermatozoide que ha accedido al óvulo como el del propio óvulo. Es entonces cuando se reunen un total de 46 cromosomas (cada célula sexual aporta 23), dando forma asi a la maravillosa dotación cromosómica de un nuevo individuo.

Si bien es cierto que la mitad de la información genética corresponde al padre y a la madre, la unión genera la creación de un individuo único e irrepetible, que en este momento se denomina cigoto y que después de nueve meses de cambios, crecimiento y secretas maravillas que te explicaremos en próximos artículos, daran paso a un nuevo ser.

El siguiente vídeo os ayudará a conocer un poco más la maravilla de la fecundación:

Te invitamos a estar pendientes para descubrir la siguiente fase del embarazo paso a paso…


Escribe un comentario