4ª semana de embarazo

Células en la semana 4 de embarazo

Tras la fecundación llegamos a la semana 4 de embarazo, que se considera segunda de desarrollo: es cuando el embrión se implanta en la pared del útero (el sitio dónde crecerá y se preparará para salir al exterior el día del parto). La correspondencia es con los días 21 a 28 del ciclo menstrual; pero la menstruación ha sido detenída por la hormona gonadotropina coriónica humana (HGC) que es la que los test de embarazo detectan. Por lo tanto la ausencia de menstruación – sobre todo si se busca embarazo – es la primera señal a observar; y recuerda que si tus sospechas se confirman deberás (si no lo has hecho ya) empezar a tomar suplementación de ácido fólico, tal y como indicábamos aquí (400 mg diarios).

Entre esta semana y la siguiente es cuando solemos pedir un test de embarazo en la farmacia o el Centro de Planificación Familiar: si las reglas son irregulares, quizás sea conveniente esperarse unos días, aunque sé que en esta circunstancia la paciencia brilla por su ausencia. Si te compras el kit de determinación de embarazo, lee bien las instrucciones, y realiza siempre la prueba con la primera orina de la mañana; la HGC permanece de forma continuada en la orina, pero es en ese momento cuando las concentraciones son mayores, y realizar el test a mediodía podía ofrecer un resultado confuso. La falta de sangrado menstrual es el primer aviso, y si es un embarazo buscado, es inevitable sentir una punzada de ilusión, pero hay más signos, y son inconfundibles (para las que ya hemos pasado uno o varios embarazos).
Puede que aparezcan las náuseas o mareos, y seguro que te encuentras cansada; también es frecuente sentir tensión en los pechos. Si bien las sensaciones son similares a las que tenemos con el síndrome premenstrual (con excepción de la tristeza que en ocasiones acompaña a este último), es la intuición la que alerta a algunas mamás; y las dos rayitas rosas las que nos confirman a todas ¡que el embarazo se ha conseguido! Pero no vayamos tan rápido y volvamos a esa implantación.

El embrión busca casa

Semana 4 de embarazo

Tras la fecundación el blastocito (la fase embrionaria aún está por empezar) desciende hasta el útero y genera unas pequeñas extensiones que lo incrustan (o entierran) en el endometrio: la implantación ha concluido y el ser que se desarrollará a partir de esta división celular ya tiene hogar. A la par, se inicia la formación de la placenta y la cavidad amniótica.

El tamaño del pequeño embrión implantado impide que la ecografía lo detecte, aunque una eco vaginal podría ayudar a ver el saco vitelino sin evidencias de que en su interior la nueva vida empuja con fuerza. Tan solo falta otra semana más para que lo puedas ver, y sé que aunque te diga que no hay prisa, tú sí que la tienes; no te servirá de mucho que te cuente que si tu bebé ya está contigo puedes limitarte a cuidarte y cuidarlo, y a acudir a las citas que te programen la matrona y el ginecólogo. Afortunadamente hoy en día tenemos a nuestra disposición muchísima información, y espacios virtuales dónde compartir con otras mamás. Sin embargo te repito: relájate y disfruta de esta nueva etapa de tu vida, contrasta datos cuando sea necesario y déjate llevar por el instinto y los consejos que te den los profesionales de la salud.

Sangrado de implantación: no hay de qué preocuparse

El embrión es pequeño pero sus tres capas de células forman diferentes tejidos: la interna se convertirá en órganos; la media en los sistemas esquelético, muscular, excretor y cardiovascular; la externa llegarán a ser piel, pelo, ojos y sistema nervioso. Bueno, esto es muy, pero que muy resumidamente; pero desde luego la Naturaleza trabaja a la perfección, no hay duda de que sabe lo que se hace :).

En esta semana sucede lo que conocemos como sangrado de implantación: mientras tu organismo se ocupa de evitar la menstruación mediante una serie de señales, y como la ayuda de la HGC; el blastocito provoca un sangrado que normalmente es pequeño, al degastar el tejido que recubre el endometrio (muy sensible en estos momentos, e irrigado con los vasos sanguíneos que nutrirán al nuevo ser). Este sangrado suele ser más oscuro que la sangre de la menstruación, y a veces no son más que un par de gotas, así que no te asustes si presenta estas características.

Acabas de ver un video que te puede aclarar algunas dudas. Queda mucho camino, pero ¿te das cuenta del gran avance cuantitativo que se ha producido en unos días? De la fecundación entre dos células pasamos a un organismo formado por tres capas que empieza a nutrirse; pero además se desarrollan la placenta, el saco amniótico, y el tapón mucoso, para evitar infecciones y proteger al que será tu bebé.

Te invitamos a seguir con nosotras esta serie sobre el embarazo. ¡Que la disfrutes!

Primera imagen y vídeo — Implantation en Primitive Streak


Categorías

Desarrollo, Embarazo

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Escribe un comentario