Sex Like Birth: ¡no queremos intervencionismo durante el parto!

Sex like birth

Desde el momento en el que una mujer embarazada no dispone de la información necesaria para decidir cómo y dónde va a parir, se está generando una situación en la que ‘predomina’ la actuación del personal médico que asistirá el parto; aquí ya habíamos hablado de lo que es la Violencia Obstétrica, y en ella deriva muchas veces esta falta de implicación de la futura madre en un proceso cuyos protagonistas principales deberían ser ella y su bebé. Aunque en los últimos años estamos asistiendo a la adecuación de instalaciones hospitalarias para facilitar la libertad de movimientos, dilatar en un ambiente relajado, y parir con las mínimas intervenciones, aún hay mucho de: ‘te vamos a poner en monitores, después de rasuraremos, administraremos oxitocina, y si al cabo de varias horas nada de nada, te practicaremos una cesárea’; vale que parece exagerado y además está hiper resumido, pero seguro que me habéis entendido.

El grupo de activistas por la libertad del nacimiento Freedom for birth, Rome Action Group, está formado por mujeres profesionales de diferentes ámbitos, que se organizaron tras el visionado de “Freedom for birth”, documental que podéis adquirir aquí, y cuenta con la aportación de distintos expertos de la talla de Michel Odent o Sarah Buckey, sus realizadores son Alex Wakeford y Toni Harman. A principios del mes pasado, Freedom for birth, Rome Action Group, publicó este vídeo de 7 minutos en el que – mediante una analogía – se entiende perfectamente la repercusión del intervencionismo en un proceso que debería ser natural. La campaña es realizada conjuntamente con Vita di Donna.

Partiendo de la acción de la oxitocina como hormona ‘del amor’ (también implicada en el nacimiento, las relaciones sexuales y la lactancia), la idea se desarrolla hasta mostrar a una pareja intentando mantener una relación sexual; relación que es interrumpida en varias ocasiones por un médico y la que podría ser una enfermera (¿o quizás represente a la matrona que atiende los partos?). Ambos llevan sus correspondientes batas, y aplican ‘el protocolo’ correspondiente, sin tener en cuenta las necesidades o los deseos de una mujer y un hombre que no están enfermos pero ven como se les practican análisis, controlan diversas funciones, y también se les dan instrucciones sobre ‘cómo moverse’.

No se puede parir con tranquilidad cuando te están constantemente interviniendo

Un parto progresa con naturalidad cuanto la madre está en un lugar acogedor y libre de estrés; aquí no se está discutiendo la conveniencia o no de que estén presentes los profesionales sanitarios, solo se hace ver que producción de oxitocina se va a inhibir si hay mucha gente presente, o si se impide a la madre adoptar determinadas posturas. Durante un parto la madre puede estar en una posición que sea cómoda para ella, además puede beber (por que no hay evidencias que indiquen que esté desaconsejado);y por supuesto, no es necesario que esté monitorizada, o que le afeiten el pubis… ¡mucho menos que las luces del paritorio luzcan en todo su esplendor como si estuviéramos en un centro comercial!

Tampoco se podría tener una relación sexual relajada si alguien estuviera pendiente de las posturas, analiza la calidad del esperma o vigila que el hombre empuje adecuadamente… sería ridículo, desde luego, y dudo que ninguna pareja lo aceptara; pero en muchos partos, la madre acaba por aceptar una supuesta superioridad de los médicos (y digo sabiendo que poco a poco las cosas van cambiando, y aún más que lo tienen que hacer).

La justificación

En Italia 4 de cada 10 madres tiene a su bebé por cesárea, es una tasa muy elevada, de eso no hay duda; de hecho, la OMS advierte que para más de un 10 por ciento de nacimientos utilizando esta técnica, no existe justificación, ¡ni beneficio! Al final, cuando todo ha pasado, parece que no queda otra que alegrarte por que el bebé está sano; pero muchas cesáreas son innecesarias, y eso debe ser visibilizado. Al final del vídeo que estáis a punto de ver, la pareja se alegra por la intervención del médico, porque ‘de no ser por él’ no habrían podido concebir; me encanta cómo le dan la vuelta para alertar sobre la excesiva instrumentalización de los partos.

El primer error desde luego es dificultar que tengamos información: ¿qué efectos tiene la oxitoxina sintética?, ¿es verdad que la episiotomia es necesaria?, ¿podré comer durante el parto?, ¿cuánto puede durar un expulsivo?, ¿es obligado estar acostada? Digo esto porque muchísimas mujeres se informan previamente, y fruto de ese acto consciente son los planes de parto; sin embargo, cuando no es la futura mamá la que da el paso para obtener más información, deberían ser los profesionales los que la proporcionaran.

Este vídeo que tiene la virtud de ayudar a quien sabe poco de estos temas, a ponerse en el lugar de una mujer embarazada que se ha puesto de parto y ha ido al hospital, está disponible con subtítulos en varios idiomas, y según he leído próximamente también lo podremos leer en castellano, aunque se entiende perfectamente.

Por último, me gustaría aportar una idea a partir de algunos de los comentarios que la reseña de esta iniciativa ha generado tras su publicación en diferentes medios de información. Me he encontrado desde personas (tanto hombres como mujeres) comprensivas y respetuosas con la idea de apoyar la decisión de la mujer durante el parto, hasta opiniones basadas en una supuesta petición discriminatoria por parte de las madres (cosas como ‘a ver si se creen que dentro de un hospital las pueden tratar diferente’), y también comentaristas escandalizados con eso de que seamos quienes decidamos en lugar de el personal sanitario. Por supuesto, cualquier percepción negativa parte del desconocimiento de la fisiología del parto, y los beneficios que se encontrarán al permitir que se desarrolle en unas condiciones adecuadas.


Categorías

Varios
Etiquetas

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Escribe un comentario