Sexo seguro durante la gestación

¿Nueve meses sin sexo? Es probable que esto agote la vida de cualquier pareja. Hay que desmitificar la idea de que el sexo durante el embarazo es malo y encontrar nuevas formas de disfrutarlo. El sexo durante el embarazo es seguro, a menos que el médico indique lo contrario.

Son varios mitos los que hay que romper. Empecemos: No es cierto que el sexo pueda lastimar al bebé o producir un aborto. Siguiendo las recomendaciones sobre las posiciones seguras, hacer el amor con bebé a bordo, no será un problema. Es normal que el agotamiento, los cambios hormonales, la sensibilidad en los pechos y los kilos de más apaguen un poco el deseo sexual de las mujeres.

Es un asunto psicológico; los hombres aseguran que su deseo sexual aumenta al ver a sus esposas con más curvas y senos más grandes. Sin embargo hay que tener en cuenta que, en el caso del sexo, la mujer debe evitar recostarse sobre la espalda después del cuarto mes del embarazo, ya que el peso del útero en crecimiento oprimiría vasos sanguíneos importantes. Lo apropiado es que la mujer esté de lado o encima.

De otra parte, los cambios hormonales pueden provocar que su líbido aumenta durante el embarazo. Líbido que hay que aprovechar de la mejor forma. El sexo es importante, pero más que eso, lo es la salud del bebé. Hay que cuidarse de infecciones de transmisión sexual teniendo relaciones sexuales sólo con una pareja, usando preservativos y considerando la idea de realizarse junto a su pareja un examen de VIH.

Después del nacimiento del bebé espere el visto bueno del médico para reanudar las relaciones sexuales. Si ha seguido las anteriores recomendaciones, la relación no se habrá enfríado y será posible ser padres y amantes, al mismo tiempo.


Escribe un comentario