#yoviajoseguro: Las sillas a favor de la marcha NO son seguras antes de los cuatro años

A contra marcha

Estamos en la Semana Europea de la Movilidad, seguro que os suena porque hoy se ha celebrado el Día sin Coches, pero aún es más relevante la acción que se desarrolló ayer para visibilizar la campaña Ni un peque más en peligro, conocida en twitter por el hashtag #yoviajoseguro. Distintas entidades y especialistas llevan más de 24 horas participando en medios de información para contarnos que la única forma en la que un niño viaje seguro en el coche es ‘a contra marcha’.

Muchos nos hemos emocionado al escuchar al papá de Gabriel hablar: Gabriel murió a los 7 meses de haber quedado pentapléjico 🙁 La embestida que otro vehículo provocó en el coche de su papá se saldó con una luxación interna de la primera vértebra cervical. Gabriel dejó este mundo, pero el resultado de un accidente quizás inevitable no hubiera sido el mismo si hubiera viajado a contramarcha. Porque los sistemas de retención infantil a favor de la marcha (AFM) sujetan al niño, pero ‘no son seguros’. Y es nuestra obligación hablar sobre este tema tan delicado.

Gabriel solo tenía 2 años y medio y dejó en este mundo a sus papás, a su hermanita (un bebé por entonces) y a su abuelos; ahora luchamos para que se convierta en la leyenda de la Ola Verde, pero esto solo sucederá cuando TODOS los peques de menos de 4 años viajen en el sentido contrario de la marcha. Existen estudios para demostrar los riesgos de los SRI AFM, pero ¿quién nos cuenta estas cosas cuando vamos en busca de una silla de seguridad para los niños? Ya lo habíamos explicado aquí, aunque es bueno repetir que en Suecia y Noruega viajar a contra marcha es la única opción a esas edad; y no es casualidad que allí las muertes infantiles por accidente de coche entre los 0 y los 4 años son noticia del pasado.

a-contra-marcha4

La física manda.

Nuestra norma solo nos obliga a que los peques viajen de espaldas hasta que tienen 15 meses, y como curiosidad podemos aportar que las sillas AFM que utilizamos cuando los niños son muy pequeños no superan (por afamada que sea la marca) un test muy exigente que tiene en cuenta el impacto de la colisión en una zona de extrema fragilidad como es el cuello de los niños. Marta Erill es mamá, bloguera (Una mamá de otro Planeta) y fisioterapeuta nos sorprende al recordar que el peso de la cabeza de un niño es del 20 al 25 por ciento del total de su cuerpo, ¡uf! da que pensar y al mismo tiempo esta información nos debe hacer replantearnos la seguridad en carretera de nuestros hijos. No tengo que explicaros que en caso de impacto, la cabecita prácticamente ‘se dispara’ y todo el peso recae sobre un cuello que aún es muy frágil.

Tendríamos que preguntarnos ¿por qué ignorar los resultados de los estudios?, ¿por qué no aspirar a imitar a los mejores? ¿es que no se trata de lo más preciado que tenemos las madres y los padres? El problema viene a ser la desinformación y la falta de normalidad en la presencia y el uso de estas SRI que se colocan en contra del sentido de la marcha. ¿Sabéis? solo un 1 por ciento de los padres con nenes en esas edades las utilizan. No hay un único motivo, pero hay muchas ‘manías’ que se difunden, y no responden a la realidad; como por ejemplo que el niño que viaja así no ‘tiene vista’, ‘que se marean’, etc. Este video difundido por la campaña se encarga de desmentirlas.

Las sillas AFM no son seguras antes de los 4 años.

Con la información en la mano, una se da cuenta de que tal afirmación es completamente cierta. Cristina Barroso, que es portavoz del modelo Sueco y luchadora por esta causa (además de consultora de sistemas de retención infantil), califica a estos dispositivos como ‘peligrosos’, te diga lo que te diga el fabricante. Para evitar la oscilación de la cabeza en caso de choque la única solución es que el peque vaya en sentido contrario a la marcha.

a-contra-marcha

Y por cierto, para actualizar y recordad la información, comentar que llega un momento (a partir de los 4 años) en que cambiamos al niño, y será a un grupo 2 / 3, hasta los 135 centímetros, aunque idealmente hasta los 150. No olvidéis tampoco que los niños que midan menos de 1,35 metros, deben viajar detrás obligatoriamente.

Ayer fue un Día para acordarnos de los que mueren en la carretera, y para elevar reivindicaciones, para visibilizar; nosotras no dejaremos de pensar en Gabriel, en cómo lo añora su pequeña hermana y en sus padres. Y tampoco nos cansaremos de empujar hasta que llegue el día en que todas las niñas y todos los niños viajen seguros.

Imágenes — Blog Allstate, Centímetro News
Más información — A contra marcha


Categorías

Varios

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Escribe un comentario