Teatros de guiñol.

marionetas

El juego, y en concreto el juego con otras personas, es fundamental para el crecimiento del niño, no solo físico o mental, sino también psicológico ya que a través del juego aprenden a descubrir que hay problemas y a saber solucionarlos. Este es un ejemplo de lo que tus hijos aprenden con estos’’ juegos de toda la vida’’. El teatro de guiñol es uno de ellos, pues favorece la manifestación de emociones, afectos y estados de ánimo, así como el interés por las artes visuales.  Con las marionetas desarrollan la capacidad para inventar y representar historias en sus juegos, la imaginación corre a raudales . Cuando un niño juega con sus marionetas estamos viendo como los pequeños se transforman en princesas, dragones, brujas y ogros. Los niños se creen estos personajes y se convierten en auténticos protagonistas de su propia aventura. Nunca hay dos historias iguales, y siempre habrá miles de aventuras con un simple pero maravilloso teatro de guiñol.

Imaginarium apuesta por este tipo de juguetes,  los que funcionan con la imaginación, sin pilas ni electricidad. En esta ocasión nos presenta este juego, el cual consta de dos elementos imprescindibles para una función de marionetas; un teatro y una gran variedad de personajes.

El  divertido teatro es de tela y plegable. Se puede colgar de la puerta o de donde el niño quiera. El baúl, con unas medidas de 36 x 25 x 22 cm, es de cartón, con cierres de metal y dos asas de cordón. Dentro guarda 3 marionetas de mano: una princesa, un príncipe y una bruja. Además lleva también 3 pequeñas  marionetas de dedo: un hada, el gato con botas y el enanito saltarín.

Cuando los niños abran este mágico baúl su imaginación volará en un sinfín de aventuras.

¡Que comience la función!

fuente: imaginarium


Escribe un comentario