Todo los que debe saber un niño sobre su piel III

La tercera capa de la piel y la más profunda se llama la capa subcutanea. Esta capa está compuesta en su mayoría por grasa que ayuda a que tu cuerpo se mantenga cálido y pueda absorber impactos, como por ejemplo, si te golpearas con algo o si te cayeras. La capa subcutanea de la piel también ayuda a que tu piel mantenga en su lugar a todos los órganos debajo de ella.

Esta capa de la piel es donde también nace el cabello. Cada cabello de tu cuerpo crece a través de un pequeño conducto en tu piel llamado folículo. Cada folículo tiene sus propias raíces en la capa subcutánea las cuales continúan a través de la dermis.

Tu tienes folículos recubriendo todo tu cuerpo, con excepción de tus labios, las palmas de tus manos, y las plantas de tus pies. Igualmente, tienes más folículos en unas partes de tu cuerpo que en otras,¡Tienes mas de 100,000 folículo solamente en tu cabeza!

Los folículos de tu cabello dependen de tus glándulas sebáceas para que tu piel tenga brillo. Conectado a cada folículo de tu piel en la capa dermis, se encuentra una pequeña glándula sebácea que segrega sebo en el cabello. Este pequeño revestimiento cubre el cabello con grasa, aportándole brillo y protección a prueba de agua.

Tu piel puede ayudarte si sientes que tienes mucho calor o frío. Tus vasos sanguíneos, tu pelo, y tus glándulas sudoríparas cooperan para mantener tu cuerpo a la temperatura adecuada. Si tu tuvieras que correr en medio del calor, podrías terminar con exceso de calor en tu cuerpo. Y si jugaras afuera cuando hace mucho frío, tu temperatura interna podría descender. De cualquier forma, tu piel siempre te puede ayudar.

Tu cuerpo es muy inteligente. Conoce cómo mantener tu temperatura adecuada justamente en 98.6 grados Fahrenheit (37 grados Celsius) para mantenerte a ti y a tus células sanos (as). Tu piel puede reaccionar a los mensajes enviados por tu hipotálamo, el termómetro interno del cerebro. Si has estado corriendo durante un día caluroso, tus vasos sanguíneos reciben la señal del hipotálamo para deshacerse del calor de tu cuerpo, y lo hacen suministrando sangre cálida muy cerca de la superficie de tu piel. Esta es la razón por la que algunas veces tu rostro se enrojece cuando corres por ahí.

Para refrescarte, las glándulas sudoríparas entran en acción produciendo mucho sudor para deshacerse

del calor corporal en el aire. Cuanto más caliente estés, más sudor tus glándulas sudoríparas producirán. Una vez que el sudor entra en contacto con el aire, éste se evapora (esto significa que cambia de líquido a vapor) de tu piel, para refrescarte.

¿Y qué ocurre cuando estás patinando sobre hielo o deslizándote sobre la nieve? Cuando tienes frío, tus vasos sanguíneos previenen que tu cuerpo pierda calor y se constriñen lo más posible (esto quiere decir que se hacen más pequeños) y manteniendo la sangre caliente lejos de la superficie de la piel. Puede que notes pequeños bultitos en tu piel. La mayoría de los niños llaman a este tipo de bultitos piel de gallina, pero el nombre sofisticado de este proceso es reflejo pilomotor. El reflejo hace que muchos músculos pequeñitos llamados músculos erector pili halen a tus vellosidades (los pelitos de tu piel) para que puedan permanecer erectos.
¡Mantenla limpia!

Contrario al resto de tus órganos (como tus pulmones, corazón, y cerebro), tu piel necesita un buen baño. Cuando laves tu piel, utiliza agua y un jabón muy suave. Y no olvides cubrir tus heridas o raspaduras con una gasa o una tirita que mantendrá las impurezas lejos de ellas y ayudará a prevenir infecciones. ¡Es simplemente una manera de ser cortés con la piel que te recubre!

kidshealth


Escribe un comentario