Toxoplasmosis ¿qué es?

Si recibiste la feliz noticia de que estás embarazada y realizaste los estudios pertinentes, tus análisis de sangre te dirán si ya padeciste toxoplasmosis: si es así, estás a salvo, pues no puedes volver a contraerla. Si no, deberás tomar ciertos recaudos para proteger a tu bebé.

Esta enfermedad es causada por un parásito que se aloja en el intestino de los gatos y se elimina a través de su materia fecal. Tanto personas como animales pueden contagiarse a través de la ingestión del parásito. Para evitar riesgos, debes tener cuidado después de entrar en contacto con felinos y al preparar o ingerir alimentos crudos.

Sigue estos consejos y no tendrás que preocuparte.

  1. Mantén siempre tus manos bien limpias, especialmente luego de manipular carne cruda o si has estado en lugares donde hay gatos como plazas, areneros de niños, playa, etc. Al lavarlas, usa un cepillo de uñas.
  2. No utilices los mismos utensilios que empleaste para preparar carne cruda, con otros alimentos, sin antes lavarlos cuidadosamente.
  3. Lava bien los vegetales antes de servirlos, y evita comer verduras crudas fuera de tu casa si no estás segura de su calidad e higiene. Cocina bien las carnes: crudas o mal cocidas pueden ser una fuente de contagio.
  4. No tomes leche sin pasteurizar, ni comas huevos crudos.
  5. Si tienes un gato, utiliza guantes descartables para limpiar el lugar de sus necesidades, y lava el recipiente con agua hirviendo todos los días.
  6. Si vas a trabajar en el jardín, usa guantes descartables.

Para descartar esta u otra enfermedad durante el embarazo, es necesario que te realices controles periódicos con tu obstetra.

No es necesario que realices estudios a tu gato para saber si está infectado con el parásito de la toxoplasmosis. Si mantienes las medidas de higiene, no tendrás que separarte de él.


Escribe un comentario