Trastornos comúnes en los pies

A medida que su hijo vaya creciendo, tal vez usted se dé cuenta de que su crecimiento no ocurre exactamente como usted se había imaginado. Muchos niños pequeños tienen los pies planos, caminan con los dedos de los pies, o tienen pies varos (hacia dentro) o las piernas arqueadas o en X durante los primeros años de vida.

Algunos de estos trastornos se corrigen sin tratamiento a medida que el niño va creciendo. Otros que persisten o se agravan pueden estar asociados a otros trastornos. Muchos problemas ortopédicos no son más que variaciones normales de la anatomía humana que no requieren tratamiento.

Pies Planos:
La mayoría de los bebés nacen con los pies planos, aumentando el arco de sus pies a medida que van creciendo. Pero en algunos niños que nacen con pies planos propiamente dichos, el arco del pie nunca se acaba de desarrollar por completo. Los pies planos no suelen representar ningún problema ni suponer ninguna discapacidad para un niño. Los médicos no recomiendan llevar ningún tipo de calzado especial, como botas con refuerzos o con plantillas correctoras, plantillas o apoyos especiales para el arco, porque estos “tratamientos” no afectan al desarrollo del arco de los pies.

Caminar con los dedos del pie:
Esta forma de andar es frecuente entre los niños de entre uno y tres años de edad, cuando están aprendiendo a andar o hace poco que han aprendido. Generalmente esta tendencia desparece en torno a los dos años, aunque en algunos niños persiste más tiempo. Si un niño presenta esta forma de andar de forma intermitente, no debería ser motivo de preocupación. Pero los niños que andan de este modo casi de forma exclusiva y siguen haciéndolo después de cumplir dos años deberían ser evaluados por un pediatra. El andar sobre los dedos de los pies de forma persistente en niños de más edad o andar de este modo con una pierna pero no con la otra puede estar relacionado con otros trastornos

Pies Varos:
Los pies varos, o torcidos hacia dentro, son otra variación normal en la forma en que se alienan las piernas y los pies. Muchos bebés tienen las piernas torcidas hacia dentro de forma natural entre los 8 y los 15 meses de edad, cuando empiezan a ponerse de pie. Suele interferir con conductas motoras como andar, correr o practicar deporte y suele remitir por si solo cuando el niño alcanza la adolescencia y mejora el control y la coordinación musculares.

Piernas Arqueadas:
Las piernas arqueadas, conocidas médicamente como genu varum y caracterizadas por presentar una curvatura exagerada hacia el exterior desde la rodilla hacia abajo, pueden heredarse. Afecta sobre todo a lactantes y en muchos casos se corrige de forma natural a medida que van creciendo. Cuando este problema persiste más allá de los dos años o solo afecta a una pierna, puede ser el signo de un problema de mayor envergadura.

Piernas en X:
La mayoría de los niños presentan una tendencia moderada a tener las piernas en X (trastorno que se conoce médicamente como genu valgum) entre los 3 y los 6 años, cuando el cuerpo experimenta un cambio en el alineamiento natural de las piernas. Casi nunca requiere tratamiento puesto que generalmente las piernas se enderezan por sí solas. Las piernas en X muy acentuadas que están más pronunciadas en un lado que en otro pueden requerir tratamiento individualizado.


Escribe un comentario