Una tarde en el parque

termos

Aunque estamos en invierno y el clima no acompaña, solemos aprovechar las escasas horas de sol para llevar a los más pequeños al parque o al campo. El problema llega cuando tenemos que darles el biberón o la papilla al aire libre. Los potitos y las papillas, se enfrían rápidamente con este clima y no resulta muy apetitoso para los niños tomarse la merienda tan fría. Incluso en los niños más mayores, un buen vaso de leche caliente a media tarde les hace entrar en calor y les aporta la energía necesaria para el resto el día. Un buen termo soluciona todos estos inconvenientes, para que los críos disfruten al aire libre y nosotras estemos más tranquilas y seguras de que ellos meriendan como es debido.

El termo para comida solida y  liquida de la casa Jané, está disponible en varios colores y su capacidad es de 600 cc. Mantiene perfectamente los alimentos calientes durante 10 horas gracias al hermetismo de su doble pared al vacio. También en el caso de alimentos fríos para el verano, los conserva fresquitos para tener siempre a punto la comida de nuestros niños. Esta fabricado en acero inoxidable y es altamente resistente a los golpes y muy fácil de limpiar incluso en lavavajillas. Este práctico termo lleva incluida una doble tapa que puede hacer de vaso auxiliar, en el caso de llevar en el interior del termo alimento líquido, aparte  asegura  bien el contenido para que no se derrame. Además por si esto fuera poco dispone de una funda térmica para guardar el termo. Esto ofrece mayor garantía a la hora de conservar calientes y en buen estado la comida de los niños. La funda es perfectamente lavable y con su asa resulta muy cómoda para el transporte.

Fuente: Jané


Escribe un comentario