Ventajas y desventajas de la anestesia epidural

Hace unos días hemos hablado acerca de la anestesia epidural. Recordemos que esta anestesia se coloca durante el trabajo de parto y permite a la madre sentirse más relajada, sin sentir el dolor de las contracciones.

La mayoría de las mujeres la prefieren por sentirla segura y producir menos efectos secundarios. Las que están en contra dicen que se trata de un parto manipulado médicamente.

Unas semanas antes del parto, habla con tu médico acerca de las opciones para aliviar el dolor. Existen varias y todas son buenas opciones. Pero hoy hablaremos de las ventajas y desventajas de la anestesia epidural.

Ventajas de la anestesia epidural:

  • Alivia por completo el dolor sin bloquear ninguna de tus facultades mentales.
  • Evita la necesidad de aplicar otro anestésico en caso de requerirse el uso de fórceps, extracción con vacío o episotomía.
  • Al reducir la presión sanguínea, resulta ideal para las mujeres con toxemia o presión elevada.
  • Permite tu participación activa en caso de cesárea.
  • Reduce el trabajo que realizan los pulmones durante el trabajo de parto, por lo que puede resultar benéfica si presentas alguna enfermedad pulmonar o cardíaca.
  • Reduce la actividad muscular de las piernas, beneficiando a las mujeres diabéticas que, de este modo, pueden balancear mejor sus necesidades de insulina y glucosa.
  • Tiende a hacer el parto más lento, lo cual puede resultar útil.
  • Su efecto dura cerca de 2 horas y es posible reforzarse si es necesario o hacer que el efecto desaparezca al acercarse el nacimiento para que puedas controlar por completo este último momento, aunque las contracciones pueden causarte una sensación desagradable si no has experimentado nada hasta entonces.

Desventajas de la anestesia epidural:

  • Su aplicación implica que tu parto será manipulado médicamente desde un principio.
  • Existe la posibilidad de dolor de cabeza después de la anestesia, que puede durar unas cuantas horas después del nacimiento.
  • Hay mayores probabilidades de episotomía y parto con fórceps. La concentración del anestésico puede producir una pérdida de la fuerza muscular y de la sensación de las contracciones. El resultado es que la segunda etapa del parto es más lenta, porque la madre tendrá que depender por completo de las instrucciones de la partera para saber en qué momento debe pujar. La duración de esta segunda etapa es el factor determinante para el uso de fórceps.
  • Al reducir la presión sanguínea puede producir mareos y náuseas. Las probabilidades de que suceda esto son mayores si estás acostada boca arriba, por lo que te sugerimos que lo hagas de costado.
  • Si tu presión sanguínea desciende, se reduce el aporte de sangre a la placenta y, por tanto, el suministro de oxígeno al bebé.
  • Algunos tipos de anestésicos pueden, asimismo, desacelerar la frecuencia cardíaca del bebé y reducir la cantidad de oxígeno disponible.
  • No todas las peridurales son eficaces.

Fuente


Categorías

Salud
Etiquetas ,

Admin Madres Hoy

Administrador de Madres Hoy, una web de contenido especializado para las madres de todo el mundo. Descubre los mejores consejos para el cuidado de tu... Ver perfil ›

Escribe un comentario