Zapatillas con ruedas: una moda que conlleva un gran peligro

Niña usando zapatillas con ruedas

Últimamente, cuando voy a unos grandes almacenes me fijo en las zapatillas con ruedas de la sección de zapatería. Las hay de todos los colores y de todos los precios (aunque ninguna precisamente barata). La mayoría de los niños se emocionan cuando las ven y tiene pinta de que se van a convertir en el regalo más deseado de estas Navidades.

Sin ser una experta en podología ni médica pude intuir hace unas semanas que esas zapatillas que intentan ser unos patines no podían ser buenas para los pies de los niños. Más que nada porque me daba la sensación de que empeoraba su equilibrio y estabilidad. Y la confirmación llego cuando vi a mi vecino de ocho años caerse al suelo con este tipo de zapatillas, aunque afortunadamente, todo quedó en un leve golpe.

Por lo visto, mi vecino tuvo “suerte” con la caída porque pediatras y traumatólogos españoles han diagnosticado fracturas en las muñecas a cinco niños en apenas una semana. Todas provocadas por la utilización de las zapatillas con ruedas. Por esto, se generó una alerta en la que médicos y podólogos advertían del peligro de este calzado que empezó su venta a partir del 2000 en Estados Unidos y que ha cogido fuerza en los últimos años.

Así pues, en marzo de 2016 un equipo de investigadores de la Universidad de Elche liderados por Roberto Pascual, experto en podología infantil, se adentraron en un estudio de los posibles peligros del calzado con ruedas y descubrieron que un 11% de los niños de educación infantil y primaria llevaban este calzado a los centros educativos. Y no solo eso, sino que muchos de ellos pasan con las zapatillas con ruedas alrededor de unas ocho horas al día cuando el máximo debería ser dos horas a la semana.

Pero, ¿por qué dicen los expertos que las zapatillas con ruedas son peligrosas?

Zapatillas con ruedas heelys

No se utilizan con las medidas adecuadas

Para empezar, los podólogos afirman que no se trata de un calzado habitual como cualquier zapatilla de deporte, sino de un juguete infantil. Pero pese a las advertencias, parece ser que cada vez hay más niños con este tipo de calzado. Estamos de acuerdo en que no llegan a ser unos patines como tal, pero llevan ruedas igualmente. Y al llevarlas, los niños que las utilicen deberían usar rodilleras, muñequeras, protección en los brazos y cascos para evitar riesgos y lesiones. Pero hay familias que no se toman muy en serio estos consejos ya que algunos niños han sufrido diversas fracturas de muñeca, de brazo e incluso luxaciones en el hombro provocadas por las zapatillas con ruedas.

El antepié soportando la mayor parte del peso corporal

Este tipo de calzado hace que la altura del talón aumente alrededor de cinco centímetros más. Según los expertos afirman que el talón está anatómicamente preparado para soportar la mayor parte del peso corporal. Si la altura del tacón es excesiva, la carga no va en su mayoría para el talón sino para el antepié. Algunos estaréis pensando en la importancia de lo que os acabo de contar pero lo que es cierto, es que si la gran parte del peso de los niños no recae en el talón y sí en el antepié pude provocar graves problemas de crecimiento e incluso la enfermedad de Freiberg caracterizada por la pérdida de flujo sanguíneo en los huesos de los pies.

Como era de esperar, la presión aumenta en el talón

Después de recoger y analizar todos los datos del estudio, los investigadores dijeron que los niños que habían utilizado las zapatillas con ruedas habitualmente, la presión de sus tones había aumentado entre un 1,5 y 2,7 veces superior a la media. ¿Qué consecuencias tiene esto? Los expertos hablan de que a largo plazo se pueden dar casos de posibles acortamientos de la musculatura, sobre todo la posterior (es ahí donde se sitúan los gemelos).

Zapatillas con ruedas para niñasY pesan el doble que una zapatilla de deporte normal

Este tipo de calzado al tener ruedas, obviamente, pesa más que una zapatilla deportiva tradicional. ¿Qué ocurre con esto? Pues que ese peso de más y nada recomendado por los expertos podría provocar problemas en la cadera a largo plazo.

Las advertencias del Consejo General del Colegio de Podólogos sobre las graves consecuencias de que los niños no utilicen zapatillas con ruedas no son para tomárselas a risas. De hecho, han recomendado que los centros educativos prohiban el uso de las zapatillas en clase para evitar riesgos innecesarios (subiendo y bajando las escaleras, en educación física, en el recreo…)

Como he comentado antes, estamos hablando de posibles problemas en los músculos, en los huesos de los pies e incluso en la cadera. Debería ser de sentido común la retirada de este tipo de calzado de los grandes almacenes. Pero aunque parezca complicado de creer, algunas familias cuidan más la moda en sus hijos que su propia salud.

Obviamente, si os hacéis responsables de que vuestros hijos utilicen las zapatillas con ruedas de una forma moderada y correctamente, estáis en todo vuestro derecho de comprárselas. Os dejo algunos modelos de este tipo de calzado de la marca Heelys, una de las más fiables del mercado dentro de lo que cabe:

 

¿Seguirá aumentando las ventas de las zapatillas con ruedas a pesar de las advertencias de los expertos? ¿Tenéis alguna experiencia con este tipo de calzado? ¿Lo encontráis en realidad tan alarmante? ¡Espero leer vuestros comentarios!


Categorías

Familia, Seguridad

Mel Elices

Mi pasión por la educación me llevó a estudiar en primer lugar Educación Infantil y después la carrera de Pedagogía. Y mi curiosidad (hasta... Ver perfil ›

Escribe un comentario