¡Al cole con buena cara!: Cómo sobrevivir a los madrugones (II)

Al cole con buena cara

Ayer empezamos una especie de guía con la que pretendemos ayudar tanto a padres como a hijos a llevar los madrugones lo mejor posible, ya que es habitual que nos resulten complicados y especialmente en invierno, cuando las mantas nos invitan a dormir un ratito más. Si superáis esta dura prueba las mañanas serán más fáciles para todos y el rendimiento escolar será mucho más exitoso.

Si ya has conseguido que tu pequeño duerma a la hora adecuada tienes un gran paso dado (¡Felicidades!), ahora vamos a continuar con otros detalles que nos facilitarán las mañanas. El primero es evitar andar con prisas, tanto si le cuesta espabilarse como si no, le va a sentar muy mal que vayas diciéndole “¡Venga, rápido, levántate-desayuna-vístete y nos vamos corriendo!“.

Pon el despertador un cuarto de hora antes de lo necesario para que las mañanas sean tranquilas y puedas despertarle sin ajetreos, sube la persiana para que se vaya espabilando poco a poco y verás que de esa forma su humor mañanero será mucho más agradable.

Otra buen detalle es prepararle un desayuno saludable, que le aporte las energías necesarias para todo el día y que le guste. Deja que desayune con tranquilidad y trátale con cariño.

Teniendo cuenta estas recomendaciones podréis empezar mejor el día y tanto él en el colegio como tú en el trabajo podréis esforzaros más, tendréis más ánimo y el resto del día resultará más agradable. Aún así no olvides que esta es una rutina diaria y no todos los días nos levantamos del mismo humor, a pesar de todo te encontrarás con días mejores que otros así que se recomienda tener paciencia y comprenderlo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *