10 cosas sorprendentes de llevar a los hijos de campamento

Niños en el campamento de verano

Sabía ciertas cosas sobre enviar a los niños al campamento. Sabía que pasarían mucho tiempo al aire libre y que probarían cosas nuevas. Que conocieran gente nueva y aprendieran más sobre algo que aman. Nadarían, reirían y se quedarían despiertos hasta muy tarde. Estas son las cosas que sabía.

Pero después después de observar cómo llegan del campamento aprendes a ver más cosas sorprendentes, cosas que no se te habían pasado por la cabeza.

 Más allá de la diversión y la comida, de las historias junto a la fogata y los juegos a los que juegan y que les hace sentir felices, estas son las cosas que no vi venir. Y voy a empezar con el más difícil.

  1. Lucharon, pero valió la pena. Sé que esto no es lo que queremos para ellos, pero en realidad es algo bueno. Piensa en un momento en el que tuviste que trabajar muy duro por algo. Una vez que fallaste y lo intentaste de nuevo. ¿Qué sucedió? Aprendiste. Perseveraste. Te volviste más fuerte. Sí, en el campamento hubo lucha. Tal vez no consiguieron la litera de arriba como querían o no pudieron ponerse de pie en los esquís acuáticos. Tal vez extrañaron su hogar. Mucho. Pero hicieron un amigo que los ayudó a sentirse menos solos. Cualquiera que sea la lucha, es una oportunidad de crecimiento que no habrían tenido en casa. Y eso hace que la lucha valga la pena.
  2. Hablando de crecer, ¡crecieron! Se fueron luciendo como tu bebé, y de alguna manera regresan a casa luciendo más adultos. No importa si se fueron todo el verano o dos días. La independencia los hace crecer. (Nota al margen: seguirán siendo tu bebé).
  3. Ese último abrazo y el primer abrazo son los mejores que habrás tenido en mucho tiempo, especialmente si tu hijo es preadolescente o adolescente. El abrazo justo antes de que se vayan puede ser más fuerte de lo que imaginaste, así que abraza fuerte. Y cuando regresan, el simple hecho de tener tus brazos alrededor de ellos nuevamente, bueno, eso es simplemente mágico.
  4. Apestan. No importa si fueron a un campamento diurno o pasaron tres semanas en una cabaña. La higiene es diferente en el campamento. Seamos realistas: es casi inexistente. Pero sobrevivieron y puedes enviarlos directamente a la ducha cuando lleguen a casa.
  5. La lavandería te sorprenderá. De alguna manera, toda la ropa olerá como zapatos de gimnasia húmedos que se dejan en un bote de basura bajo el sol durante una semana. No es de extrañar considerando que seguramente usen la misma ropa la mayor parte del tiempo y no se molesten en cambiarse. Regla general: si fue de campamento, se lava. Ropa, sacos de dormir, ellos mismos. Todo se lava.
  6. Necesitan dormir. Vas a querer saberlo todo. Y estarán encantados de decírtelo. Durante exactamente 15 minutos. Y luego caerán en un sueño profundo, tal vez incluso se duerman durante la cena y ya no se despierten hasta el día siguiente. No tiene nada de malo: simplemente están agotados por sus aventuras. Sin embargo, está bien, porque entrarás y los vigilarás como lo hacías cuando eran pequeños, peinándoles el cabello hacia atrás y besándolos en la frente.
  7. Tienen amigos que no conoces. Conocieron gente. Hicieron nuevas amistades. Hablarán de estas personas como si las conocieras. Solo sígueles el juego. Es más fácil para todos.
  8. El dinero se fue todo en la tienda del campamento, era lo mejor. Y sí, se lo gastaron todo en dulces. Estarán bien. No pasa nada por unos cuantos días…
  9. Tus cartas/correos electrónicos/textos significaron más para ti que para ellos.  Si no recuerdan lo que escribiste o apenas lanzan un gesto de agradecimiento en tu dirección, esas comunicaciones cumplieron su propósito: les recordaron que siempre estás ahí para ellos y te hicieron sentir más conectado.
  10. Incluso si fue “la mejor semana de su vida”, están contentos de estar en casa. Pasaron toda la semana en el go-go-go. Ahora, han regresado a donde están seguros y amados y pueden relajarse. Y eso también lo aprecian, incluso aunque no sean conscientes de ello.

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)